Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 01 de diciembre de 2011   |  Número 43
Acceda a nuestra hemeroteca


El Dr. Carlos Macaya destaca su acción inmediata y la reversibilidad
El nuevo antiagregante ticagrelor ha demostrado una reducción relativa de la mortalidad
Actúa inhibiendo el receptor de la adenosin difosfato, al igual que la terapia estándar

Carlos Macaya, jefe del Servicio de Cardiología
del Clínico San Carlos de Madrid.

Eva Fariña. Fotos: Miguel Ángel Escobar. Madrid
El nuevo antiagregante plaquetario ticagrelor podría reducir un 21 por ciento la mortalidad relativa causada por síndrome coronario agudo durante el transcurso de un año de tratamiento, con respecto al estándar actual con clopidogrel, según los resultados del estudio PLATO. Carlos Macaya, jefe de Cardiología del Clínico San Carlos de Madrid, ha destacado que “ticagrelor produce una inhibición de la agregación plaquetaria rápida, mayor y más consistente a largo plazo en comparación con clopidogrel”. Además de la inmediatez, también ha señalado como novedad su efecto reversible.

Los resultados del ensayo fase III mencionado han indicado que este nuevo antiagregante consigue una mayor eficacia respecto a la reducción de los acontecimientos aterotrombóticos, como la muerte cardiovascular, el infarto de miocardio o el ictus, frente a clopidogrel (9,8 por ciento frente a 11,7 por ciento a los 12 meses y reducción del riesgo relativo de un 16 por ciento).

Ticagrelor actúa inhibiendo el receptor de la adenosin difosfato (ADP), al igual que la terapia estándar. Los beneficios que aporta están relacionados con su inmediatez, ya que actúa de forma rápida, mientras que clopidrogel tarda unas tres o cuatro horas en actuar. Además, tiene un 40 por ciento más de capacidad antiagregante.

El Dr. Macaya ha destacado que dicho inicio rápido de su acción favorece a los pacientes más graves, en el periodo agudo. En cuanto a su reversibilidad, ha explicado que el fármaco deja de actuar a las 12 horas, y que a los dos o tres días baja su concentración en sangre. Esta característica beneficia una posible intervención quirúrgica posterior. En contrapartida, el paciente debe tomar dos comprimidos al día, y la adherencia al tratamiento cobra una especial trascendencia.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com