Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 12 de enero de 2012   |  Número 45
Acceda a nuestra hemeroteca


ACTUALIDAD
LA FUNDACIÓN ESPAÑOLA DE CARDIOLOGÍA RECOMIENDA EXTREMAR LAS PRECAUCIONES
La reducción de 1ºC en las temperaturas está directamente relacionada con un aumento del 2% en el riesgo de ataque al corazón
Las temperaturas bajas aumentan más de un 20 por ciento las enfermedades cardiovasculares y un 10 por ciento las coronarias, según un estudio británico

Redacción. Madrid
La prevalencia de enfermedades cardiovasculares (ECV) aumenta más de un 20 por ciento en invierno debido a las bajas temperaturas, y hasta un 10 por ciento las coronarias, según alerta la Fundación Española del Corazón (FEC), quien ha recordado que sus efectos pueden perjudicar más a las personas de edad avanzada, a aquellos que sufren de diabetes, hipertensión o ya padecen alguna ECV. Según un estudio realizado por investigadores del London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM), en Reino Unido, publicado en la revista ‘British Medical Journal’, la reducción de un grado centígrado en las temperaturas está directamente relacionada con un aumento del 2 por ciento en el riesgo de ataque al corazón.

Almudena Castro, presidenta de la Sección de Cardiología Preventiva y Rehabilitación de la Sociedad Española de Cardiología.

La presidenta de la Sección de Cardiología Preventiva y Rehabilitación de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardiólogo del Hospital Universitario La Paz de Madrid, la doctora Almudena Castro, ha advertido de que también en estas fechas las enfermedades coronarias tienden a aumentar en un 10 por ciento por la misma causa.

Por ello, ha aconsejado a aquellos que padecen algún tipo de cardiopatía que tomen las precauciones posibles durante esta época del año, como vacunarse de la gripe en otoño y del neumococo cuando tienen indicación, tomar la medicación correctamente, abrigarse, no hacer excesos en la dieta, ni fumar. En la misma línea, la FEC ha lanzado un mensaje de prevención a todas aquellas personas que sean más vulnerables a las bajadas de las temperaturas para que extremen las medidas de protección. Los eventos cardiovasculares no solo son consecuencia directa del descenso de la temperatura, sino que se deben, especialmente, a las infecciones del tracto respiratorio, cuyos efectos van muy asociados al agravamiento de la insuficiencia cardiaca, eventos isquémicos u otras enfermedades del corazón.

Estudio realizado en Inglaterra y Gales con 8.000 pacientes

El estudio británico analizó a 8.010 pacientes ingresados por ataque al corazón entre 2003 y 2006, con el objetivo de relacionar los eventos cardiacos con la variabilidad de temperaturas diarias registradas en Inglaterra y Gales. Tras ajustar factores como la contaminación del aire, la actividad gripal, la estacionalidad y las tendencias a largo plazo, el estudio desveló que la reducción de un grado centígrado en la temperatura media diaria estaba asociada a un incremento acumulado del 2 por ciento en el riesgo de ataque al corazón durante un periodo de 28 días. Así, se detectaron 200 infartos más que en épocas con temperaturas más altas.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com