Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 31 de octubre de 2011   |  Número 41
Acceda a nuestra hemeroteca


SERVICIO A FONDO
Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Miguel Servet DE ZARAGOZA, DIRIGIDO POR EL DR. LUIS J. PLACER PERALTA
“La creación de unidades multidisciplinarias proporciona avances espectaculares”
Los cardiólogos realizan la mayor parte de las pruebas diagnósticas y terapéuticas de la especialidad

Redacción. Zaragoza
Luis J. Placer Peralta es el jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. Licenciado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza en 1965, también se doctoró en la misma universidad en la especialidad de Cardiología. La filosofía de este Servicio de Cardiología se basa en que las enfermedades cardiovasculares constituyen en la actualidad uno de los principales problemas sanitarios y la primera causa de mortalidad en sociedades desarrolladas como Aragón. Su incidencia se prevé que aumente durante las próximas décadas debido, entre otras causas, al progresivo envejecimiento de la población.

Luis Placer, junto con parte de su equipo, en uno de los quirófanos del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

Los informes de la Organización Mundial de la Salud advierten que en el año 2020 continuarán ocupando el primer lugar en dichos países. Dentro de las enfermedades cardiovasculares, las secundarias a la aterotrombosis, la insuficiencia cardiaca y la fibrilación auricular, entre otras, serán las que experimentarán un mayor incremento de su prevalencia.

La asistencia de estas enfermedades es cada vez más compleja habiendo surgido nuevas técnicas y necesidades que han propiciado la creación de unidades para afrontar estos retos (Unidad de I. Cardiaca, trasplantes, cardiología intervencionista, electrofisiología, rehabilitación, etc.), que lógicamente se incrementarán en un próximo futuro: Unidad de dolor torácico, resincronización cardiaca, resonancia nuclear magnética, PET, etc.

Un hecho diferencial de la asistencia cardiológica con respecto a otras especialidades médicas, es el que además de la atención clínica de los pacientes, los cardiólogos realizan la mayor parte de las pruebas diagnósticas y terapéuticas de la especialidad (ECG, ecocardiogramas, ergometrías, hemodinámica, etc.) lo que permite una adecuada coordinación con menor dependencia de otros servicios. Este aspecto debe considerarse al valorar la eficacia y rendimiento de la plantilla, ya que solo un tercio de ella se dedica predominantemente a actividades clínicas asistenciales. El resto efectúa otras pruebas o procedimientos diagnósticos y terapéuticos.

El hospital aragonés explica que “la Cardiología es una especialidad robusta, vibrante, que ha proporcionado enormes beneficios a la sociedad y cuyo futuro es sin duda alguna brillante. Es evidente que potenciar la asistencia y la prevención de las enfermedades cardiovasculares se traducirá en beneficios indudables en la mejora de la asistencia sanitaria en nuestra comunidad. Los principales desafíos y cambios de la especialidad en la actualidad son las nuevas subespecialidades, la prevención primaria y secundaria, la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardiaca, la fibrilación auricular y la fármaco-genética, entre otros.

Organigrama del Servicio de Cardiología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

El fabuloso desarrollo de técnicas de diagnóstico y tratamiento, muy complejas, ha propiciado la necesidad de crear especialistas con un alto nivel de habilidades y conocimientos, lo que ha conducido al desarrollo imprescindible de las subespecialidades. La cardiología contemporánea está compuesta por múltiples subespecialidades que requieren un entrenamiento especifico (2-3 años) y que han alcanzado un reconocimiento indiscutible. Existen subespecialidades en numerosas áreas de las enfermedades cardiovasculares: cardiología invasiva y no invasiva, electrofisiología, síndromes coronarios agudos, insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial, rehabilitación etc. Las subespecialidades han producido enormes beneficios, pero también han fragmentado el campo de la atención al paciente.

El subespecialista suele ser muy eficaz con pacientes jóvenes y adultos. En los ancianos, el segmento con mayor crecimiento en la comunidad aragonesa, se requiere algo más que un grupo de expertos subespecialistas: una aproximación multidisciplinaria en la que los geriatras e internistas vuelven a ocupar un lugar de privilegio, coordinando al grupo de expertos y sobre todo empleando sólo los recursos diagnósticos y terapéuticos necesarios.

La atención cardiológica se ha modificado radicalmente, pasando de actitudes diagnósticas y terapéuticas basadas en el empleo de fármacos, que continúan ocupando un papel fundamental, a incurrir en campos en una clara competencia con la cirugía cardiovascular en casi todos los terrenos: enfermedad coronaria, patología aórtica, arritmias, cardiopatías congénitas, cardiopatías embolígenas, insuficiencia cardiaca, valvulopatías, etc. La creación de unidades multidisciplinarias en todos estos campos está proporcionando avances espectaculares y son un paso evolutivo imprescindible.

El tratamiento de la insuficiencia cardiaca, una de las epidemias dentro de las enfermedades cardiovasculares, ha experimentado avances fundamentales y junto al farmacológico, los desfibriladores y la estimulación con marcapasos resincronizadores, la terapia celular, la asistencia mecánica, los trasplantes y el futuro de los xenotrasplantes han supuesto un trascendental avance. Todo ello conduce a un incremento permanente de los costes que solo podrá ser frenado si se implanta una adecuada política de prevención de las enfermedades cardiovasculares, es decir, control del habito de fumar, hipertensión arterial, diabetes, hiperlipidemias, ejercicio físico, etc.

Cambios en diez años

El Servicio de Cardiología del Hospital Miguel Servet, partiendo de unos recursos muy limitados al ser creado, se ha desarrollado desde su inicio adaptándose a las necesidades y demandas que el continuo avance de la medicina requiere. Se han puesto en marcha nuevas unidades y técnicas de acuerdo con los constantes avances de la Cardiología en estos años y las demandas de la sociedad aragonesa: trasplante cardiaco, electrofisiología diagnostica y terapéutica, cardiología intervencionista: asistencia durante 24 horas al infarto agudo de miocardio con hemodinámica intervencionista, eco de estrés, eco en tres dimensiones, transesofágico, perfusión miocárdica, resincronización cardiaca, estudios eco cardiográficos de deformación, strain y speckle, rehabilitación y prevención cardiovascular, unidad de dolor torácico, unidad de hipertensión pulmonar, etc. “Podemos señalar que en la actualidad estamos en condiciones de ofrecer a nuestra comunidad autónoma la mayor parte de las tecnologías y la asistencia que requiere la Cardiología, aunque continuamente emergen nuevos procedimientos diagnósticos y terapéuticos que habrá que incorporar de forma permanente”, han señalado.

Las estadísticas asistenciales del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Miguel Servet muestran un incremento continuado a lo largo de los últimos diez años en la mayor parte de las actividades. “Como consecuencia del incremento de la demanda asistencial y a pesar del aumento del número de pacientes asistidos, de exploraciones y técnicas efectuadas, se ha producido un crecimiento de las listas de espera en muchas de las unidades del servicio: consultas externas, hemodinámica, pruebas funcionales, marcapasos, etc. En la mayor parte de ellas se han alcanzado rendimientos que no son fáciles de mejorar con la actual plantilla, las condiciones, horarios y medios de trabajo”.

La asistencia adecuada en los CME es uno de los objetivos fundamentales para obtener una menor sobrecarga de las urgencias, ingresos y asistencia correcta de la población aragonesa. El número de pacientes ingresados sigue creciendo (es el servicio con mayor numero de ingresos y altas del hospital) y, evidentemente, hay que atender todos los días a estos pacientes. La cartera de servicios incluye la mayor parte de las técnicas actuales, que se van ampliando de forma continua.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com