Hablando de ciencia

PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CIRUGÍA VASCULAR

Francisco Lozano: “Sería importante tener protocolos conjuntos entre las sociedades en arteriosclerosis”


Señala que la prevención y el control de los factores de riesgo es una “misión global y unitaria”

Félix Espoz. Madrid
La arteriosclerosis “no entiende de sectores, nuestros pacientes la pueden tener en las piernas, en la carótida o en el corazón”, señala Francisco Lozano, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Vascular, por lo que considera que “sería importante tener protocolos conjuntos entre las sociedades” en esta enfermedad.

“La prevención primaria y secundaria es común a todos los sectores”, señala el responsable. Según Lozano, es un hecho que el índice tobillo brazo es un predictor de mortalidad de cardiopatía isquémica independiente. “Si analizamos nuestros pacientes claudicantes (que son un número alto), muchos de ellos se mueren de cardiopatía isquémica”, añade.

La cirugía vascular comparte con Cardiología sobre todo la arteriosclerosis, pese a ello aún no se realizan trabajos conjuntos entre ambas sociedades, punto este, que pretende cambiar Lozano. “Yo estoy abierto a trabajar con la Sociedad de Cardiología, para nosotros sería muy importante”, apunta.

La hipertensión, la diabetes, la hiperlipidemia, el tabaco son situaciones comunes a pacientes de ambas especialidades. “Sabemos, explica Lozano, que su control es el punto principal para que los pacientes no evolucionen a peor. Si controlamos estos factores en un claudicante sabemos que lo estabilizaremos durante más tiempo. A este paciente, a su vez, le hacemos un beneficio para que no tenga un infarto o un ictus. En este sentido todos tenemos una misión global o unitaria”.

Avance tecnológico

El experto explica que la cirugía vascular está teniendo un desarrollo importante de la mano del avance tecnología con el desarrollo de las endoprótesis y los stent. Sin embargo, “en un futuro la parte más médica y menos quirúrgica de la especialidad tendrá mucho que decir, con la llegada de nuevos fármacos y del conocimiento genético”.

Para Lozano, la cirugía clásica tiene un riego, porque hay que someter al paciente a anestesia general, y que las nuevas tecnologías (endoprótesis aórticas y stents) “permiten hacer una intervención con anestesia regional o local y los pacientes tienen una recuperación rápida”. Pero, no se puede olvidar “que la cirugía endovascular no está absenta de complicaciones, sobre todo en ciertos sectores”, pese a lo cual “en un futuro las técnicas endovasculares serán de primer uso”.

La sociedad cumplió en junio de 2009 sus Bodas de oro (50 años) y tiene como objetivos promover la investigación, la formación continuada de los asociados y ofrecerles servicio, “todo esto con un interés dirigido a aportar calidad asistencial a los pacientes”.

Con más de 1.000 socios, la sociedad está apostando por la investigación y su fundación convoca ayudas anualmente. Este año la partida pasa de los 100.000 euros. “En esto momentos hay tres investigaciones en curso. La más importante es la de aneurisma aórtico abdominal. Luego tenemos ayudas a la publicación de resultados”, concluye.