Actualidad

HOSPITAL CLÍNICO SAN CARLOS

Javier Moreno: “Un nuevo sistema de conexión ha conseguido una disminución significativa del volumen del desfibrilador implantable”


Los electrodos pasan de tener tres terminales distintos a un único tornillo

Félix Espoz. Madrid
Javier Moreno, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha realizado una intervención a una paciente joven y muy delgada con un nuevo sistema de conexión de electrodos para un desfibrilador implantable que consigue una “disminución significativa del volumen”.

Háblenos acerca de este nuevo sistema...

El tamaño de los dispositivos es importante. Llevamos unos cuantos años en los que no se ha podido disminuir, porque no se consigue reducir el tamaño de los condensadores y de las baterías. Si tres cuartas partes del volumen de los desfibriladores lo ocupa el sistema metálico, la otra cuarta parte es una conexión de un plástico especial donde hay que colocar las múltiples conexiones de los desfibriladores. Si había un sitio en el que se podía atajar el volumen era allí.

Hace unos años llegaron a un acuerdo las grandes casas comerciales para cambiar la conexión de tal manera que la conexión de los electrodos clásicos de desfibrilación pasa de tener 3 terminales a 1 único terminal. Consolida conexiones múltiples con un solo tornillo. Esto supone una reducción sustancial del volumen de esa pieza. Esperamos que se generalice y que sea compatible con todas las casas comerciales. [Los pioneros en Europa son Boston Scientific].

¿Por qué es importante para el paciente?

Como cada vez se ponen más desfibriladores y a gente más joven, el impacto de la reducción de volumen es importante. Nadie quiere llevar una cosa que se le note. Los médicos estamos encantados con ello.

Los estudios existentes señalan que podría aportar algo más de seguridad de lo que ya había, aunque aún son preliminares. Sin embargo, la mayor ventaja es el volumen y la simplificación. Si opto por este sistema es por ser lo más pequeño posible. Esperemos que con el paso de los años, además, den menos problemas que los anteriores, aunque de momento nos conformamos con que sean tan buenos como los que ya hay.

Coméntenos el caso que ha intervenido...

Es una chica joven, delgada, con muy poquita grasa. El factor estético en un paciente joven es muchísimo más importante que en un paciente de 70 años. Cuanto menos se note que lleva un desfibrilador mejor. Que distorsione lo menos posible la imagen corporal de la chica.