Enfermería cardiológica

SERVICIO DE CARDIOLOGÍA DEL HOSPITAL REINA SOFÍA DE CÓRDOBA

María Dolores Lara: “El informe de continuidad de cuidados ayuda al profesional de primaria y de consulta a saber sobre qué puntos se debe incidir”


Un estudio identifica que cuatro diagnósticos enfermeros precisaron continuidad de cuidados

Félix Espoz. Madrid
Los pacientes con cardiopatía isquémica precisan revisiones ambulatorias frecuentes. Un estudio, dirigido por María Dolores Lara, del Servicio de Cardiología del Hospital Reina Sofía de Córdoba, analiza los diagnósticos e intervenciones de enfermería en el paciente ambulatorio con cardiopatía isquémica.

¿Por qué deciden realizar el estudio?

Lo planteamos porque es una realidad en nuestro hospital. Enfermería trabaja con diagnóstico e intervenciones propias, con un lenguaje común utilizamos una taxonomía Nanda que se utiliza a nivel mundial. Para utilizar un lenguaje común para que todas las enfermeras tanto en hospitalizada como en primaria nos entendamos. Así surgió la idea de dar a conocer nuestro trabajo.

¿Cuáles son los Objetivos que se plantearon?

Cuando un paciente se va de alta de hospitalización lleva un informe de enfermería para que con ese informe su enfermera de referencia en atención primaria vea que cuidados necesitan continuidad. Nos planteamos como objetivo determinar cuáles eran los diagnósticos enfermeros cuando el paciente se iba de alta que precisaban esa continuidad de cuidados. Además, hay un intervalo en el que el paciente se va a casa, pero no tiene una revisión por el cardiólogo o la enfermera de cardiología ni ha sido visto por su enfermera de Atención Primaria. Esto le genera una ansiedad tremenda al paciente. Con el informe de enfermería la enfermera de consulta puede trabajar con esos diagnósticos enfermeros consiguiendo una continuidad de cuidados desde que sale del hospital hasta que lo retoma el enfermero de Atención Primaria.

¿Cuántos y qué tipo de pacientes se incluyeron en este estudio?

Todos los pacientes diagnosticados de infarto agudo de miocardio que se fueron de alta con un informe de enfermería. Se incluyeron 943 pacientes, de los cuales 464 eran varones y 479 mujeres. Hicimos unan clasificación con dos grupos: uno con los pacientes acudían por primera vez y otros la consulta y otro con más de una visita.

Los diagnósticos enfermeros que precisaron continuidad de cuidados fueron el dolor torácico (32,62 por ciento), la intolerancia a la actividad (28,01 por ciento), conocimientos deficientes de enfermedad, autocuidados y régimen terapéutico (70,21 por ciento), y el manejo inefectivo del régimen terapéutico (30,49 por ciento).

¿Qué intervenciones se realizaron una vez identificados estos diagnósticos?

Las intervenciones en consulta se enfocaron al dolor torácico (cuidados cardiacos e intolerancia a la actividad), a la ayuda al autocuidado, a dejar de fumar y a reforzar los conocimientos deficientes de la enfermedad y régimen terapéutico. Además nos focalizamos en la enseñanza del ejercicio, dieta y medicamentos prescritos. Por último, también trabajamos con las precauciones cardiacas.

¿El paciente cómo se toma estas recomendaciones?

Afortunadamente muy bien. La enfermera está durante la hospitalización durante las 24 horas del día al pie de la cama, lo que le da mucha tranquilidad. Además, en consulta externa el paciente tiene un número de teléfono para resolver sus dudas. Lo mismo en Primaria. Al paciente le da tranquilidad saber que tiene disponible personal cualificado para aclarar sus dudas.

¿Es importante explicarle la hoja de alta la paciente?

Efectivamente. El informe de continuidad de cuidados está enfocado para que el profesional tanto de atención primaria como de enfermería de la consulta sepa cuales son los puntos flacos de la educación y de la información que ha recibido en hospitalización para que se sigan trabajando. Así el profesional que se hace cargo de este paciente sepa dónde incidir más. La función educadora de enfermería, en base a esta hoja de continuidad de cuidados, está más focalizada a puntos concretos.

¿Qué conclusiones se pueden extraer de este estudio?

Vemos que el informe de continuidad de cuidados es una herramienta eficaz para el seguimiento ambulatorio para los pacientes con cardiopatía isquémica; que los diagnósticos enfermeros, que según el informe al alta necesitan continuidad de cuidados, son la base para nuestras intervenciones posteriores en la consulta, y que el personal de enfermería puede consolidar la continuidad de cuidados y el paciente lo agradece. Ven continuidad y un personal asequible para aclarar sus dudas.