Cardiología autonómica

EN SUSTITUCIÓN DEL SISTEMA DE BIOMONITORIZACIÓN

Cinco pacientes de cardiología de La Paz prueban una “camiseta inteligente”


El prototipo está desarrollado dentro del proyecto LOBIN: Localización y iomonitorización

Redacción. Madrid
Cinco pacientes de cardiología de la Unidad de Corta Estancia del madrileño Hospital de La Paz están probando, desde el pasado 22 de enero, un nuevo sistema de biomotorización, consistente en una camiseta inteligente, gracias al cual pueden moverse sin cables por el hospital.

El sistema está siendo validado a través de la biomonitorización de estos cinco pacientes durante las 24 horas del día. Cada paciente dispone de dos juegos de dispositivos de biomonitorización y localización, de forma que un juego está operativo y el otro en carga a modo de reserva.

El prototipo, que está en fase de análisis, está desarrollado dentro del proyecto LOBIN: Localización y iomonitorización a través de Redes Inalámbricas en Entornos Hospitalarios, a través del consorcio nacional formado por el Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Galicia (Gradiant), Simave, Nuubo, Nlaza y la Universidad Carlos III de Madrid, y financiado por el Plan Avanza I+D, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

El sistema, que pretenden sea comercializado en un año aproximadamente, permite localizar al paciente de inmediato en caso de que necesite asistencia urgente. Así, mide las constantes del paciente, que podrá, gracias a ella, levantarse de la cama, moverse con mayor libertad y, por ejemplo, dar paseos por el hospital.

Los resultados de estas mediciones son recibidos por la plataforma y procesados por el software. Si se detectase algún tipo de anomalía, los responsables del seguimiento del paciente serían avisados de inmediato y conocerían su ubicación exacta dentro del centro, pudiendo así atender la urgencia en un lapso de tiempo muy reducido.

Esta estructura está basada en el uso de camisetas inteligentes, que son lavables, con sensores e-Textile integrados capaces de transmitir de forma inalámbrica un ECG (electrocardiograma), respiración, temperatura, posición relativa del paciente (en descanso, de pie, etc), su índice de actividad física y posición espacial, distribuidas por la empresa Nubbo.

A través de una red en malla inalámbrica que permite la asociación de dispositivos, sobre la base del estándar de comunicaciones inalámbricas de corto alcance, denominado Zigbee. En este caso, es imposible utilizar el GPS, ya que no funciona en interiores y, al mismo tiempo, el sistema Zigbee presenta un consumo mucho menor, siendo energéticamente mucho más eficiente.

Este prototipo es especialmente importante para la apertura de una nueva línea de trabajo, que si bien en este caso se encuentra focalizada en control de pacientes, podrá ser fácilmente adaptable a otras necesidades y escenarios, ya que la tecnología utilizada, así como las aplicaciones a desarrollar, tendrán un alto grado de reutilización.