Cardiología autonómica

FORMACIÓN EN EL PUERTA DEL MAR

Profesionales de Cádiz actualizan sus conocimientos en el estudio de la válvula mitral


La Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Cardiovascular ofrece una intervención reparadora en directo

Redacción. Cádiz
Cardiólogos, cirujanos cardiovasculares, anestesistas e intensivistas de toda la provincia han participado recientemente en el Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz en una jornada para actualizar sus conocimientos en torno a la válvula mitral, cuya insuficiencia representa una enfermedad que pone en riesgo la vida del paciente.

Esta actividad está organizada por la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Cardiovascular, constituida en el hospital gaditano el pasado enero. Con la creación de esta unidad se pretende avanzar en la cooperación con el resto de hospitales de la provincia y sus profesionales, especialmente cardiólogos, lo cual redundará en una mejora de la coordinación en la atención al paciente. En este sentido, en la citada jornada han participado todos los cardiólogos de la provincia.

El programa científico, elaborado por el director de la unidad de Cirugía Cardiovascular del Puerta del Mar, Tomás Daroca, ha contado con la presencia del ecocardiografista y experto internacional en la materia, Alain Berrebi, procedente del Hospital George Pompidou de París.

Además de ofrecer una serie de ponencias, el doctor Berrebi ha participado en una cirugía reparadora en directo desde el quirófano con la colaboración de tres cirujanos, dos ecocardiografistas y un anestesista.

Posteriormente, el abordaje integral de la insuficiencia mitral y la evolución postoperatoria de los pacientes con reparación mitral han sido objeto de la disertación de los profesionales del hospital gaditano.

A juicio del doctor Daroca, la insuficiencia de la válvula mitral “constituye un verdadero reto para cardiólogos y cirujanos, ya que es fundamental elegir el momento de operar para conseguir los mejores resultados clínicos”. Por ello, este profesional aboga por “la mutua confianza” entre cardiólogos y cirujanos, así como “el reto de colaborar junto a los anestesiólogos e intensivistas como equipo en el tratamiento de estos pacientes”.