Actualidad

HOSPITAL CLINIC DE BARCELONA

Marta Sitges: “Las técnicas de imagen son indispensables en la evaluación de los posibles candidatos a resincronización”


Señala que hay muchos factores implicados en el mecanismo por el cual actúa la RSC que aún están por definir

Félix Espoz. Madrid
Marta Sitges, del Instituto de Enfermedades Cardiovasculares del Hospital Clínic de Barcelona, destaca el papel preponderante que han de tener las técnicas de imagen en la evaluación de los posibles candidatos a resincronización, además, señala que hay muchos factores implicados en el mecanismo por el cual actúa la RSC que aún están por definir.

¿Qué papel tiene la Ecocardiografía en la selección de pacientes con terapia de resincronización cardiaca?

Las técnicas de imagen cardiaca tienen una utilidad indiscutible en la valoración de las dimensiones y la función cardiacas, y por ello son indispensables en la evaluación del paciente con insuficiencia cardiaca y, concretamente, en la evaluación de los posibles candidatos a resincronización.

Establece la indicación, porque es la técnica de imagen más utilizada para establecer la fracción de eyección y las dimensiones del ventrículo izquierdo, parámetros aceptados en las guías.

También hay roles más discutidos, como el papel de la sincronía mecánica. Se ha hecho una surrogate utilizando la sincronía eléctrica media por el QRS y sabemos que no es un parámetro excelente. Pero, hasta ahora, hemos empezado la casa por el tejado. Hemos visto los beneficios de la terapia de resincronización que son evidentes sin entender muy bien los mecanismos que subyacen a este beneficio. Un solo parámetro no puede ser la clave, hay muchos factores implicados en el mecanismo por el cual actúa la resincronización: el miocardio subyacente, cómo se implanta el dispositivo (no tanto por dónde está localizado sino por cómo interactúa con el miocardio), las alteraciones que hay en la mecánica.

¿La tecnología está resolviendo estos problemas?

Hay muchas herramientas nuevas que nos pueden ayudar a entender mejor esta mecánica. Probablemente de ninguna de ellas se derive un parámetro perfecto. Soy bastante escéptica sobre que exista un solo parámetro, pero soy defensora de que la ecocardiografía tiene un gran papel en entender cómo es la mecánica del ventrículo izquierdo. Cuando la entendamos, la podamos evaluar y sepamos por qué funciona la resincronización podremos encontrar parámetros más simples que nos permitan utilizar algoritmos clínicos, como apuntan un par de trabajos publicados recientemente.

¿En qué pacientes es más útil la resincronización?

En un extremo están pacientes con una probabilidad muy baja de respuesta: isquémicos con ventrículos izquierdos muy dilatados, que ya no les queda miocardio salvable, con poca resincronía, en los que además el implante, por lo que sea, no es adecuado. En el otro lado de la probabilidad de respuesta estarían los que están menos evolucionados, más desincronía y con más factores corregibles con la terapia de resincronización.

Hoy en día una minoría de los posibles candidatos recibe este tratamiento. Esto se puede deber a varias causas entre las que destacan, en primer lugar, que se sigue aplicando este tratamiento demasiado tarde y como terapia paliativa para casos con enfermedad en fase muy avanzada, casi terminal. En segundo lugar, existen limitaciones técnicas importantes que dificultan la aplicación de la resincronización.