Hablando de ciencia

REUNIÓN DE PRIMAVERA DE LA SECCIÓN DE ESTIMULACIÓN CARDIACA

Jesús Rodríguez: “En pacientes en los que se espera un largo tiempo de estimulación debe pensarse en colocar el cable sobre el ventrículo izquierdo”


Explica que para conseguirlo se necesita un cable que tenga un sistema de fijación activa

Félix Espoz. Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid
Jesús Rodríguez, jefe de la Unidad Coronaria y de la Unidad de Marcapasos del Hospital Universitario 12 de Octubre, explica, como uno de los principales temas tratados en la Reunión de Primavera de la Sección de Estimulación Cardiaca, que “en pacientes en los que se espera un largo tiempo de estimulación debe pensarse en colocar el cable sobre el ventrículo izquierdo”, aunque para ello, añade, “se necesita un cable que tenga un sistema de fijación activa”.

¿Cuál ha sido el contenido de la reunión?

La reunión ha sido realizada por la Sección de Estimulación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología, con el objetivo de poner al día una serie de conocimientos médicos. En este caso se centró en tres temas fundamentales: la terapia de resincronización cardiaca, que constituye una opción de tratamiento para pacientes seleccionados con insuficiencia cardiaca muy severa que antes no tenía más opción terapéutica que el trasplante; la capacidad de los nuevos dispositivos en monitorización domiciliaria, que incluyen un plus de comodidad y seguridad para el paciente y un seguimiento que descarga las consultas hospitalarias, y, por último, se celebró una mesa de controversia sobre algunos temas relacionados con los marcapasos, como los electrodos de nueva fijación o cómo estimular a determinados pacientes con bloqueo auriculoventricular.

¿Cómo valora la reunión?

Constituyó un éxito. El número de asistentes fue superior a 200 especialistas de toda España. Se han cumplido las metas previstas y hay que agradecer el papel de la industria en esta reunión.

En España la investigación clínica está muy soportada por la industria. De esa simbiosis de la formación que ofrece la industria, lo que se desprende es una facilidad para que el médico incorpore nuevas tecnologías y se asegure que un paciente en España tiene idénticas capacidades de recibir un dispositivo que en cualquier otro país. En este sentido, el Sistema Nacional de Salud es modélico, asume el coste y tiene facilidad para incorporar nuevas tecnologías, una vez se ha constatado su eficacia. Como ha pasado con los marcapasos, con la resincronización, los desfibriladores, etc.

¿Qué ventajas aporta la monitorización cardiaca?

El número de pacientes con marcapasos crece significativamente, en parte por las nuevas indicaciones y por la longevidad de estos pacientes, eso hace que las consultas de seguimiento periódico de los hospitales se congestionen, cada vez haya que poner más medios y se requiera más personal.

Estos dispositivos tienen la capacidad de informar vía inalámbrica o tras-telefónica determinados parámetros de su funcionamiento a una central de vigilancia donde el médico ha depositado un perfil del paciente. En caso de sobrepasarse esos límites, el médico recibe de forma inmediata información sobre el estado del dispositivo o incluso de arritmias del propio paciente. Esto supone que el paciente acuda a la consulta sólo cuando realmente lo necesita, y en caso de pacientes de edad avanzada supone unos ahorros en los medios de desplazamiento, los traslados en ambulancia, la necesidad de un acompañante y las pérdidas de horas de trabajo del mismo.

¿Cuáles han sido los últimos avances en resincronización?

Después de 50 años de estimular a los pacientes en la punta del ventrículo derecho, hemos comprobado que la función ventricular se deprime en determinados pacientes pasado mucho tiempo de estimularles en esta zona, al igual que si su función cardiaca era deficitaria al momento del implante. La terapia de resincronización cardiaca lo que va a hacer es preservar la función ventricular e incluso mejorarla en aquellos pacientes que la tienen deteriorada.

En aquellos pacientes en los que se espera un largo tiempo de estimulación debe pensarse en colocar el cable sobre el ventrículo izquierdo, alejándose de la localización convencional. Esto conlleva una calidad de vida mejor y mayor capacidad física; en definitiva, evitar la insuficiencia cardiaca.

¿El lugar de la colocación de los electrodos es una de las controversias?

Los electrodos se han colocado en la punta del ventrículo derecho debido a que desde el punto de vista eléctrico y de estabilidad del electrodo era el mejor sitio. Hemos comprobado a lo largo del tiempo que aunque era el mejor sitio por esas condiciones provocaba deterioro de la función ventricular y tenemos que colocar el cable en otra zona. Para eso se necesita un cable que tenga un sistema de fijación activa que nos permita situarlo en aquellos lugares donde si no hubiera esos sistemas de fijación activa no habría estabilidad del cable, por ejemplo el tracto de salida del ventrículo derecho o en el interior del seno coronario.

En el programa se ha hecho hincapié en la enfermería. ¿Cuál es el papel que juega?

La enfermería juega un papel trascendental en el seguimiento de los pacientes con marcapasos. Quizá sea la consulta de enfermería especializada más asentada y que lleva más tiempo realizándose. El médico actúa como consultor en determinados casos pero la enfermera asume responsabilidades y nos descarga enormemente de trabajo. Su papel es fundamental. Tienen que ser enfermeras especialmente formadas en este campo. Y esa formación, que es difícil y que lleva tiempo, siempre ha corrido a cargo de los médicos. Es importante la labor en equipo.

Algunos especialistas afirman que el número de resincronizadores es bajo respecto a Europa. ¿Comparte esta postura?

Nos queda por avanzar un paso más. La resincronización y la colocación del cable izquierdo necesitan una curva de aprendizaje. Los médicos estamos dispuestos a superarla. El mayor obstáculo es la adecuación de los medios. Para colocar un cable en la punta del ventrículo derecho con una fluoroscopia convencional es suficiente. Pero para colocar un cable en el interior de la vena coronaria se necesita una radiología de mayor resolución, similar a la que se necesita para una coronariografía. En tanto en cuanto la Administración no adecue los equipos no va a haber ese crecimiento que nosotros desearíamos.