Enfermería cardiológica

PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ENFERMERÍA DE HIPERTENSIÓN Y RIESGO CARDIOVASCULAR

Lucía Guerrero: “El riesgo cardiovascular se reduciría si el sanitario informara más”


La experta señala que la valoración de los pacientes debe atender a una visión global de su riesgo vascular

Félix Espoz. Madrid
Lucía Guerrero, presidenta de la Asociación Española de Enfermería de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular (Ehrica), explica que al ver a un paciente la valoración debe atender a una visión global de su riesgo vascular, en el que la familia juega un papel importante. Además, se debe insistir en la información, ya que “reduciría el riesgo cardiovascular”.

¿Qué papel cumple la enfermería en la reducción del impacto de la enfermedad cardiovascular?

La enfermería juega un papel importante en la detección, el diagnóstico, el seguimiento y el control de estas enfermedades. Una de las características de la enfermería es la cercanía que tiene con el paciente y uno de sus objetivos es dar una educación sanitaria al paciente para explicarles los riesgos, cómo tomar la medicación, el ejercicio, la dieta, etc. Sobre todo, que el paciente se responsabilice de su proceso. Si lo conseguimos tenemos mucho camino ganado.

¿En qué pacientes se puede hacer prevención?

La enfermería debe tener una visión global de cualquier enfermo que entre en la consulta, ya sea obeso, diabético, con dislipemia, que haya tenido un infarto, un ictus, o a aquel que sólo venga a tomarse la tensión. No sólo debe atajar cada dolencia por separado, sino que la enfermera debe tener una visión total del paciente, saber sus condiciones biosociales, y así poder marcarse un objetivo pactado con él. A cualquier paciente se le debe hacer un abordaje global de su riesgo cardiovascular, independientemente de la patología principal que tenga.

¿Esto va de la mano del papel de la enfermería en el diagnóstico?

La enfermera es la primera que toma la tensión, por ejemplo en la HTA, y es la que pone la etiqueta al paciente. Si es hipertenso se deriva al médico y si no lo es, pero es obeso, sedentario, fuma, bebe… ahí entra el papel no farmacológico de la enfermería. En estas medidas la enfermería tiene una función importante en todo tipo de pacientes.

¿Hay tiempo para explicarle al paciente sus riesgos?

La presión asistencial existe y existirá siempre. Yo siempre digo que el mismo tiempo te lleva hacerlo mal que bien. Tú ves al paciente como enfermera y te marcas unos objetivos con él. Y dependiendo de la actitud del paciente continúas con esos objetivos o los cambias, porque es el paciente quien debe hacerse cargo de su proceso. Sí que hay tiempo y si le dedicamos tiempo creo que reduciríamos riesgo cardiovascular, porque muchas veces al paciente le falta información. Si se trabaja en equipo médicos y enfermería, el médico vería sólo a los pacientes que realmente necesitan intervención farmacológica o médica y la enfermería vería a los demás. Es trabajar juntos con la misma visión para reducir la enfermedad cardiovascular.

¿Cuál es el papel de la familia en la prevención cardiovascular?

La familia tiene una gran importancia. Uno de los objetivos que tengo en la consulta y que desde Ehrica se promueve a todos los profesionales que forman parte de la asociación es que hay que tener en cuenta a la familia, porque viven con el paciente, deben apoyarlo si va a dejar de fumar o si tiene que cambiar sus hábitos alimenticios. Hay que trabajar con la familia para ayudar al paciente a alcanzar sus objetivos.

En este punto la enfermería debe tener mucha mano izquierda para convencer al paciente…

No es fácil convencer a los pacientes. Las medidas no farmacológicas son las más duras de conseguir. Hay varios procesos y como enfermera debes identificar en qué escalón está el paciente. Si ves que el paciente no contempla el cambiar su hábitos, debes informarle lo que debe hacer, y hay otros que sí están por la labor y ahí debemos estar para apoyar al paciente, ser insistentes, darle la enhorabuena si consigue los objetivos, explicarle los riesgos si se desvía, pero sobre todo insistirle en que él es el responsable de su propio proceso.

¿Qué líneas se ha marcado la asociación en lo referente al riesgo cardiovascular?

El año que viene cumplimos 10 años desde la creación de la Ehrica. Los objetivos generales son implicar a la enfermería y explicarles la importancia que tiene su función en la detección, seguimiento y control de la HTA y el riesgo cardiovascular. Además, insistir en que los conocimientos se deben actualizar cada año o cada dos, ya que las guías y los objetivos cambian. Por este motivo realizamos cursos de formación. Queremos que la enfermería se implique en la reducción del riesgo cardiovascular del paciente.