Actualidad

REUNIÓN DE LA SECCIÓN DE CARDIOLOGÍA CLÍNICA Y EXTRAHOSPITALARIA DE LA SEC

Ranolazina e ivabradina, nuevos tratamientos para eliminar el dolor de la angina de pecho


Mejora el estado de las células del corazón bloqueando los canales lentos del sodio, apenas presenta efectos secundarios y puede asociarse con otros medicamentos

Redacción. Bilbao
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha celebrado la Reunión de la Sección de Cardiología Clínica y Extrahospitalaria en Bilbao, con la presencia de más de 200 expertos.

JPEG - 31.7 KB
Xavier Borrás.

En el encuentro se ha presentado, entre otros estudios, una encuesta que mide la calidad de vida de los pacientes con angina de pecho. De los 2.200 pacientes analizados durante 3 meses, más del 15 por ciento padecieron dos o más episodios de dolor en el pecho por semana. “Es por ello que la búsqueda de un nuevo fármaco capaz de mejorar las condiciones de vida de estos pacientes se hacía imprescindible”, comenta Xavier Borrás, presidente de la Sección de Cardiología Clínica y Extrahospitalaria de la SEC y cardiólogo del Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Desde hace más de 15 años, el tratamiento de estos pacientes se realiza con revascularización quirúrgica o con stents junto con medicamentos como los betabloqueantes o los vasodilatadores que disminuyen la presión arterial y la frecuencia cardiaca. El inconveniente es que los efectos secundarios de estos fármacos son bastante notorios. Síntomas como el cansancio, la debilidad y la dificultad de realizar esfuerzo físico son muy habituales en este tipo de enfermos.

Afortunadamente, tal y como se ha expuesto en la reunión, aparecen nuevos fármacos como la ranolazina que exploran vías alternativas para mejorar el funcionamiento celular por el bloqueo de los canales lentos de sodio de las células del corazón. Este nuevo tratamiento que afecta al funcionamiento de la célula cardiaca, apenas presenta efectos secundarios, no modifica la tensión arterial ni la frecuencia cardiaca y puede asociarse con otros fármacos. Desde este mes ya se comercializa en España.

Acción de la ivabradina

“Cada vez existen más posibilidades para mejorar la calidad de vida de los enfermos con angina de pecho, que representan un 2-3 por ciento de la población española”, apunta Nekane Murga, secretaria de la Sección de Cardiología Clínica y Extrahospitalaria y Facultativo Especialista en el Área (FEA) del Hospital de Basurto de Bilbao, Osakidetza. Desde hace dos años se viene utilizando la ivabradina, pero en el último año se han conocido nuevas indicaciones. Actúa sobre los Canales IF, los que se encuentran en lo que regula las pulsaciones. La Ivabradina actúa en el nódulo sinusal, que es el marcapasos natural del corazón, regulando las pulsaciones.

“Explicándolo de manera coloquial: hasta ahora, el tratamiento para combatir la falta de oxígeno en el corazón provocada por la angina de pecho requería ralentizar el motor del mismo, por ello los pacientes sentían cansancio y no eran capaces de aguantar el esfuerzo físico. Tanto la ranolazina como la ivabradina, funcionan a nivel de nuevos canales iónicos a los que, hasta ahora, no se les había dado importancia. Por esta razón no provocan efectos secundarios de este tipo” aclara Murga.