Cardiología autonómica

LA INTERVENCIÓN PUEDE DURAR ENTRE 3 Y 8 HORAS

Cirujanos del General de Valencia, pioneros en injertar tejido aórtico de donantes en pacientes con disección de aorta


Con esta técnica la mortalidad de los pacientes ha descendido de un 33 a un 10 por ciento

Redacción. Valencia
Los cirujanos cardiacos del Instituto Cardiovascular del Hospital General, son los primeros del mundo en usar tejido humano de donantes (homoinjertos) para reparar la aorta, en caso de emergencia vital por rotura interna. Esta novedad será presentada en la reunión de expertos en cirugía de la aorta que se celebrará en Nueva York, el próximo mes de abril.

JPEG - 69.2 KB
Fernando Hornero (centro) con su equipo.

Con esta técnica de homoinjerto a corazón abierto, se ha confirmado que la mortalidad de los pacientes con esta patología ha descendido de un 33 por ciento a un 10 por ciento, lo que comporta que el 90 por ciento de los pacientes superan la intervención y ven acrecentada su esperanza de vida.

El trasplante de tejido aórtico ya se venía practicando en pacientes con patologías como endocarditis aórtica o aneurisma de aorta ascendente (dilatación de la aorta). Pero en el caso de una patología mucho más grave, como es la disección de aorta ascendente (rotura interna), que requiere intervención quirúrgica urgente, sólo se utilizaba hasta ahora el injerto de una prótesis sintética artificial. Ahora los cirujanos han confirmado que es posible resolver este problema con un trasplante de donantes, sustituyendo la porción con rotura de la aorta con un homoinjerto.

Estos tejidos proceden del Banco de Tejidos de la Comunidad Valenciana donde se almacenan congelados en condiciones especiales. Para su utilización sólo hay que seguir un proceso de descongelación que dura unos 20 minutos.

Fernando Hornero, jefe de sección del Servicio de Cirugía Cardíaca y primer cirujano en aplicar esta técnica, confirma que los pacientes evolucionan mejor en el postoperatorio inmediato por dos razones. La primera es que la cirugía acorta el tiempo de parada circulatoria y la duración de la intervención, al ser más sencillo suturar el tejido humano del donante que las prótesis. La segunda es que se produce una menor pérdida de sangre, porque el homoinjerto se adapta mejor que la prótesis.

Hay que tener en cuenta que esta intervención puede durar entre 3 y 8 horas, a corazón abierto, utilizando circulación de sangre extracorpórea, con gran consumo de hemoderivados. En el caso de aplicación de prótesis este tiempo se prolonga mucho más.

La consecuencia de estas dos ventajas es que los pacientes, que sufren esta emergencia vital, están menos tiempo en la unidad de Cuidados Intensivos y en su conjunto la recuperación es mucho mejor.