Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 28 de abril de 2011   |  Número 31
Acceda a nuestra hemeroteca


actualidad
DEBATE CELEBRADO EN LA CASA DEL CORAZÓN
Reclaman un mayor protagonismo del paciente en la decisión clínica
Representantes del asociacionismo institucional e independiente y políticos abogan por abandonar el paternalismo de antaño y situar al paciente en el centro del sistema primando la prevención

María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La Casa del Corazón ha acogido el debate 'Papel de las fundaciones sanitarias. Ciudadano: presente y futuro', organizado por la Fundación Española del Corazón y el Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social. Carlos Macaya, presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), fue el encargado de inaugurar las dos mesas de debate acentuando el papel de la prevención, tema que sería el denominador común de los ponentes, moderados en una primera mesa por el presidente de la Fundación Española del Corazón, Leandro Plaza, y por Manuel de la Peña, presidente del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, en la segunda. Pero la gran protagonista fue la reivindicación de un nuevo modelo de relación entre el profesional sanitario y el paciente de cara, a la decisión clínica.

Foto de familia de los participantes en el encuentro. De izquierda a derecha, Manuel de la Peña, presidente del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social; Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón; Alberto Fidalgo, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Congreso; Rosa Núria Aleixandre, portavoz de CiU en la Comisión de Sanidad del Senado; María Luisa Cava de Llano, Defensora del Pueblo en funciones; José Ramón Hidalgo, Defensor de los Usuarios del Sistema Sanitario Público de la Junta de Extremadura, y Mario Mingo, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Congreso.

Sostenibilidad de la mano de la prevención

La primera mesa, moderada por Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón, giró en torno a la relación entre paciente y profesional médico. El primer turno fue para Alberto Fidalgo, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad en el Congreso, quien se decantó por un discurso marcadamente político que empezó recordando el 25 aniversario de la Ley General de Sanidad, norma “de indudable éxito” en su opinión. Fidalgo aludió al incesante debate sobre la sostenibilidad del sistema resaltando como herramienta “no suficientemente valorada” el acuerdo del Consejo Interterritorial del 18 de marzo de 2010. A esta medida añadió la central de compras, las unidosis y “los ajustes” en política farmacéutica para demostrar que el Gobierno no da la espalda al equilibrio del SNS y que este debe ligarse de forma más acentuada a la prevención, cuestión a la que sólo se dedica, según sus cálculos, el 1,5 por ciento del gasto sanitario. Como pilar fallido para el acuerdo político citó el Pacto por la Sanidad, atribuyendo su ruptura “al ambiente convulso” ya que, según sus palabras, “todos estábamos de acuerdo en el 90 por ciento de sus 60 medidas”.

El asociacionismo, “insustituible” para el gobierno extremeño

El defensor de los Usuarios del Sistema Sanitario Público de la Junta de Extremadura, José Ramón Hidalgo, destacó el “papel insustituible en la Administración” que ejercen las asociaciones de pacientes, cuarto elemento de la ecuación que rige el éxito del SNS en el mundo junto a la “tecnología puntera, los mejores profesionales y el acceso universal”. Hidalgo recordó que Extremadura, liderada por Guillermo Fernández Vara y la influencia de su procedencia “del mundo de la Medicina”, ha apostado porque el asociacionismo lidere muchos de los proyectos autonómicos, entre los que citó algunos ejemplos, como los Programas 'Compañía' (acogimiento a familiares de pacientes que se trasladan a Madrid) y 'Mariposa' (convivencia de enfermos de cáncer y familiares en un entorno rural).

En la primera mesa de debate, moderada por Leandro Plaza (en el centro), participaron Laura Fernández, directora del Foro Catalán de Pacientes y responsable de la Universidad de Pacientes; el diputado socialista Alberto Fidalgo y en el atril, el Defensor de los Usuarios del Sistema Sanitario Público de la Junta de Extremadura, José Ramón Hidalgo.

Médico y paciente, lejos del paternalismo de antaño

Sustituyendo a Albert Jovell, presidente del Foro Español de Pacientes, formó parte de esta primera mesa Laura Fernández, directora del Foro Catalán de Pacientes y responsable de la Universidad de Pacientes. En su intervención, retomó la importancia del papel activo del paciente en relación a la toma de decisiones conjuntas con el profesional señalando que propicia “un cumplimiento terapéutico mayor además de bajar el nivel de estrés y la sensación de soledad” del afectado. En definitiva, que se aleje “del paternalismo” que ha reinado hasta el momento. El paciente, según sus palabras, debe erigirse como centro del sistema. Fernández alertó también del “peligro de desaparición” que están sufriendo muchas de las asociaciones debido a la crisis económica.

Papel de las asociaciones en el “foco” hacia la patología

La segunda mesa, moderada por el presidente del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, Manuel de la Peña, dio paso a las intervenciones del diputado popular Mario Mingo PP y la senadora Rosa Núria Aleixandre, de CiU. Mingo retomó el debate de la sostenibilidad apuntado por Fidalgo subrayando que la responsabilidad de la prevención recae en las autoridades, siendo para él la labor de los ayuntamientos “muy importante” al igual que la de la Atención Primaria. En cuanto a las asociaciones de pacientes, recordó el propósito de su partido de proporcionar una aportación económica anual a estas entidades, enmienda que en los últimos siete años no ha logrado el consenso con el resto de grupos, como explicó.

Por su parte, Aleixandre puntualizó incisivamente ciertas afirmaciones de sus compañeros de debate como que los profesionales “son los mejores, pero están mal pagados, por eso se van” o que la clave de la relación médico-paciente es la confianza, “pero a veces el enfermo no sabe en quién confiar”. La portavoz de la comisión de Sanidad y Consumo de CiU en el Senado, puso en valor la educación para un cambio en la calidad asistencial y definió a la Fundación Española del Corazón como “paradigmática” por sus esfuerzos en la prevención y concienciación de las patologías cardiovasculares, sin olvidarse de las asociaciones de afectados por enfermedades raras, dolencias “que estarían fuera del foco sin el asociacionismo”.

En la segunda mesa, moderada por Manuel de la Peña (centro), los protagonistas fueron el portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Congreso, Mario Mingo, y la portavoz de CiU en la Comisión de Sanidad del Senado, Rosa Núria Aleixandre.

La Defensora del Pueblo insta a redefinir la “autonomía del paciente”

La clausura del acto corrió a cargo de María Luisa Cava de Llano, Defensora del Pueblo en funciones, y para quien urge la redefinición de la “autonomía del paciente”. Así, instó al abandono del patrón paternalista del facultativo, “basado en principios de beneficencia”, para considerar una actitud “más informada y crítica" del paciente. Cava de Llano resaltó la labor de sociedades médicas y fundaciones en la promoción de hábitos de vida saludables y de cara al futuro, llamó a mejorar “la intervención de los agentes de la salud y las soluciones preventivas”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com