Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 19 de diciembre de 2012   |  Número 64
Acceda a nuestra hemeroteca


PUBLICACIONES CIENTÍFICAS
ESTUDIO PUBLICADO EN ‘AMERICAN JOURNAL OF RESPIRATORY AND CRITICAL CARE MEDICINE’
El tratamiento del SAHS reduce el riesgo de mortalidad cardiovascular en ancianos
El síndrome de apnea del sueño se relaciona con la hipertensión, la insuficiencia cardiaca, el ictus o la cardiopatía isquémica

Redacción. Madrid
La revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine ha publicado en su número de noviembre uno de los primeros estudios en la literatura sobre el síndrome de apnea de sueño (SAHS) que relaciona esta patología con la ancianidad y el riesgo cardiovascular. El estudio titulado ‘Cardiovascular mortality in obstructive sleep apnea in the elderly: role of long-term continuous positive airway pressure treatment. A prospective observational study’ ha sido elaborado por un grupo de neumólogos pertenecientes al Área de Sueño de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Cardiaca (SEPAR), con el Dr. Miguel Ángel Martínez García, del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia, como investigador principal.

 El Dr. Miguel Ángel Martínez, del Hospital La Fe de Valencia, es el investigador principal.

El estudio publicado analiza el impacto del síndrome de apnea de sueño y el tratamiento con CPAP en la población anciana. Según sus autores, el tema es particularmente importante dada la prevalencia del SAHS en esta población y, sobre todo, por el hecho de que en un futuro próximo la población de más de 70 años representará como mínimo un 30-35 por ciento de la población general. “El aumento de la población anciana con patologías crónicas y con riesgo además de desarrollar otras enfermedades graves va a tener consecuencias sociales y económicas importantes. Investigamos si el SAHS aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en la población anciana. La investigación concluye que existe esta asociación, y que un tratamiento adecuado con CPAP puede disminuir este riesgo”, ha explicado el Dr. Miguel Ángel Martínez.

Por su parte, el Dr. José Miguel Rodríguez González-Moro, director del Comité de Relaciones Institucionales de SEPAR, ha indicado que “los pacientes crónicos, como las personas que sufren apnea del sueño, necesitan atención especializada sobre su patología”. “El diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades crónicas respiratorias son nuestra responsabilidad, ya que somos quienes más investigamos sobre estas enfermedades; somos quienes las conocemos mejor y mejor podemos ayudar a los pacientes que las sufren”, ha asegurado.

La apnea del sueño se caracteriza por la obstrucción repetida de las vías respiratorias superiores durante el sueño, que impide una correcta oxigenación de la sangre. La consecuencia principal de este síndrome es la falta de descanso nocturno, que provoca somnolencia diurna y aumenta la probabilidad de sufrir o provocar accidentes de tráfico o laborales a corto plazo. Además, los estudios realizados por el Grupo de Sueño de SEPAR indican que a largo plazo existe una importante relación entre la apnea del sueño y otras patologías más graves, como la hipertensión, la insuficiencia cardiaca, el ictus o la cardiopatía isquémica. Asimismo, en los últimos meses el Grupo de Sueño de la SEPAR ha encontrado los primeros indicios sobre una relación entre la apnea del sueño grave y el desarrollo de cáncer.

Dispositivo de presión CPAP

El tratamiento es dormir con un dispositivo de presión denominado CPAP, que proporciona aire continuo a través de una mascarilla, e impide que las vías se cierren. Así el paciente duerme más y mejor, evita la somnolencia diurna y mejoran otras patologías asociadas al SAHS, como la hipertensión, la insuficiencia cardiaca, etc. A pesar de que también es conocido que la prevalencia de la apnea de sueño aumenta con la edad, pocos estudios analizan el impacto del SAHS o del tratamiento con CPAP en personas ancianas en periodos de tiempo largo. El estudio actual publicado este noviembre en la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, trata de esclarecer si el síndrome de apnea es un factor de riesgo de mortalidad cardiovascular en pacientes ancianos, tal y como ocurre en los pacientes de mediana edad.

El hallazgo más destacado de este estudio, realizado entre 1998 y 2007 con personas mayores de 65 años, es que por primera vez muestra que el SAHS severo no tratado correctamente con CPAP se asocia con un incremento de mortalidad cardiovascular debido especialmente a accidente cerebrovascular e insuficiencia cardiaca en ambos sexos, mientras que el tratamiento correcto con CPAP se asocia con una disminución de la mortalidad cardiovascular a niveles similares a la del pacientes sin SAHS. Comparados con los pacientes que participaron en el estudio como grupo control, los pacientes con SAHS severa sin tratamientos alcanzaron ratios de mortalidad cardiovascular de 2,25 superiores a los del grupo control, mientras que aquellos en que seguía un tratamiento correcto con CPAP el ratio disminuía hasta el 0,98 sin diferencias con el grupo control.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com