Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 23 de junio de 2011   |  Número 35
Acceda a nuestra hemeroteca


ACTUALIDAD
FERNÁNDEZ-AVILÉS, EN EL 'VIII SYMPOSIUM ON STEM CELL THERAPY AND CARDIOVASCULAR INNOVATIONS'
“Las células derivadas de la médula ósea producen beneficio adicional sobre la función cardiaca respecto a la terapia estándar”
Más de 60 expertos abordan las principales novedades en terapia basada en células madre

Redacción. Madrid
La aplicación cardiovascular de células madre y las técnicas de ingeniería de tejidos han sido el eje del VIII Symposium on Stem Cell Therapy and Cardiovascular Innovations, celebrado recientemente en Madrid, y dirigido por Francisco Fernández-Avilés, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital General Universitario Gregorio Marañon.

Más de 60 expertos han intercambiado conocimientos sobre las principales novedades relacionadas con la terapia basada en células madre. El objetivo ha sido analizar de una forma realista tanto los progresos obtenidos en este campo, como los obstáculos encontrados en la aplicación de este tipo de terapia regenerativa.

Francisco Fernández-Avilés.

Entre los temas que se han abordado se encuentran la aplicación de la genética en la práctica clínica diaria, novedades en la aplicación de células madre para la reparación cardíaca. Para ello se han analizado los últimos avances de la experimentación animal y se han presentado los resultados de diversos estudios clínicos realizados en Europa y los EE UU, en los que se ha estudiado la utilidad en humanos de las células derivadas de la grasa, de la médula ósea y de otros orígenes.

También se han abordado los avances biotecnológicos dirigidos a evitar y combatir el fallo cardíaco, incluyendo el implante de válvulas cardíacas con catéter, los avances en el trasplante y preservación de órganos y los procedimientos mecánicos de asistencia circulatoria. Será de especial importancia la presentación y discusión de los avances en la ingeniería tisular aplicada corazón y en concreto lo que se ha realizado hasta ahora en la fabricación de órganos o tejidos bioartificiales mediante procedimientos de decelularización y recelularización de estructuras obtenidas de cadáver.

Francisco Fernández-Avilés ha destacado que “la terapia celular de regeneración cardiaca ha avanzado de forma espectacular, pero sigue todavía en una fase preliminar con un grado de desarrollo que depende de las células disponibles de la situación clínica en la que se encuentran los pacientes”.

En los pacientes con infarto agudo de miocardio es dónde más ha madurado este tipo de tratamiento. “Sabemos que en estos enfermos las células derivadas de la médula ósea son seguras y producen un beneficio adicional significativo sobre la función cardíaca en comparación con la terapia estándar. La Unión Europea, dentro de su Séptimo Programa Marco, acaba de financiar con más de 6 millones de Euros un estudio paneuropeo a gran escala en el que, con la intervención de 31 grupos de investigación de 21 países, se estudiara el impacto de esta terapia sobre la supervivencia y la calidad de vida de 3000 enfermos. Los resultados de este estudio definirán definitivamente la utilidad de este tratamiento”.

Fernández-Avilés ha señalado también que “en los pacientes con enfermedades cardiacas crónicas la madurez de este tipo de investigación no es tan grande. Se sabe que las células pueden aplicarse con relativa facilidad y total seguridad y se ha avanzado muchísimo en el desarrollo de sistemas de navegación y de catéteres que permiten aplicar de forma segura y exacta estos tratamientos en estos pacientes de riesgo muy elevado. Sin embargo, aunque algunas células como las derivadas de la grasa muestran resultados esperanzadores, los efectos sobre la función cardiaca son más sutiles que los observados en pacientes agudos, ya que en estos pacientes el tejido destruido es muy grande. Se necesitan células con mayor plasticidad. La esperanza en este campo son las iPSCs (células pluripotentes inducidas)”

Respecto a los pacientes con enfermedad cardíaca terminal este especialista afirma que “la administración aislada de células madre no juega ningún papel ni lo jugará nunca, ya que en esta situación se ha perdido el tejido cardiaco funcionante y la estructura tridimensional que lo sostiene. La inyección de células en esta situación no arreglará nunca el problema. En este tipo de pacientes la única alternativa al trasplante convencional es la aplicación de técnicas de ingeniería tisular para la obtención de órganos bioartificiales a partir de estructuras de cadáver decelularizadas y recelularizadas. Los avances que se están produciendo en este campo son enormes, pero estamos en la fase más incipiente de lo que será este desarrollo”.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com