Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 21 de diciembre de 2011   |  Número 44
Acceda a nuestra hemeroteca


ACTUALIDAD
SEGÚN EL ESTUDIO POWER-UP PRESENTADO EN LA REUNIÓN DE LA AMERICAN HEART ASSOCIATION (AHA)
La mejora en el asesoramiento de pacientes obesos favorece una reducción de al menos el cinco por ciento de su peso
La Dra. Araceli Boraita recomienda dedicar unos minutos en Atención Primaria a informar sobre cómo adelgazar

Redacción. Madrid
Las personas obesas que reciben un asesoramiento completo en Atención Primaria sobre formas de controlar el peso y consejos sobre hábitos de vida reducen al menos un cinco por ciento su peso inicial y mantienen esta reducción a lo largo del tiempo, según ha informado la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Así lo ha demostrado un reciente estudio realizado por la Universidad de Pensilvania y presentado durante la última reunión de la American Heart Association. El estudio POWER-UP (Practice-based Opportunities for Weight Reduction Trial at the University of Pennsylvania) ha estudiado a lo largo de dos años la evolución de 360 pacientes obesos.

Araceli Boraita, vocal representante de las sociedades
filiales de la Sociedad Española de Cardiología.

El estudio agrupó a los pacientes en tres grupos según el asesoramiento recibido por los profesionales; así, el primero de ellos, recibió la atención habitual con una visita cada tres meses al médico donde se comentaba brevemente cómo controlar el peso; al segundo se le asesoraba también sobre cambios en el estilo de vida, y al tercero, además de todo lo anterior, se le ofrecía la posibilidad de tomar productos para bajar de peso o alimentos nutritivos. Tras analizar los resultados, se ha comprobado que hubo más pacientes del tercer grupo que bajaban de peso a los dos años, el 35 por ciento de los pacientes, frente al 26 y 22 del segundo y primer grupo, respectivamente.

Para la Dra. Araceli Boraita, vocal representante de las sociedades filiales de la SEC, “estudios como este hacen reflexionar sobre los puntos de mejora en la asistencia a los pacientes”. “No es que hasta ahora lo estemos haciendo mal, sino que si a la habitual consulta a un paciente obeso le sumamos diez minutos adicionales en el que le aconsejemos qué hacer día a día para bajar de peso, mejoraremos la alta cifra de obesidad y sobrepeso que año tras año sigue aumentando en España. Además, esta disminución de la prevalencia de obesidad no sólo mejorará la calidad de vida de la población, sino que también reducirá la cifra de cardiópatas. Diversos estudios han demostrado que la pérdida de peso inicial de entre el cinco y el diez por ciento reduce considerablemente el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular”, ha añadido.

La obesidad y el sobrepeso son dos de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el 45,5 por ciento de los españoles y el 29,9 de las mujeres padecen sobrepeso, mientras que el 17,3 por ciento de los hombres y el 14,7 de las mujeres son obesos.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com