Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 09 de junio de 2011   |  Número 34
Acceda a nuestra hemeroteca


actualidad
DURANTE LA CELEBRACIÓN DE LA XXVII SEMANA DEL CORAZÓN DE MADRID
La FEC y la SEC reclaman al Gobierno más inversión en prevención cardiovascular
Las medidas propuestas se centran especialmente en la infancia y la población joven, tienen un fuerte componente educativo y de formación, y requieren un alto compromiso por parte de las instituciones públicas

Redacción. Madrid
Con motivo de la inauguración de la XXVII Semana del Corazón de Madrid, del 25 al 29 de mayo, el presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), Leandro Plaza, ha leído un manifiesto con el que la FEC y la Sociedad Española de Cardiología (SEC) pretenden hacer un llamamiento a la clase política sobre la necesidad de aumentar la inversión destinada a campañas de concienciación y de instaurar medidas de prevención que fomenten la salud cardiovascular en nuestro país.

Personal sanitario de la Semana del Corazón hace una prueba de riesgo cardiovascular a Margarita de Borbón, presidenta de honor de la FEC, acompañada por Leandro Plaza, presidente de la FEC, y Carlos Zurita y Delgado.

El manifiesto se centra en cinco líneas de actuación: inversión en campañas a pie de calle de sensibilización y concienciación sobre la salud y sus factores de riesgo, que se desarrollen especialmente en lugares frecuentados por población joven, como los recintos deportivos; compromiso por parte de los colegios para la elaboración de menús cardiosaludables en sus comedores, así como la incorporación en el plan de estudios de clases de hábitos de vida saludables desde la infancia; organización de talleres de reanimación cardiopulmonar (RCP) en colegios y universidades; colocación de desfibriladores semiatomáticos en espacios con gran afluencia de público, y soporte al Programa de Empresas Cardiosaludables (PECS), reconociendo a las empresas que se preocupan por la salud de sus empleados.

Tras la lectura, Plaza ha destacado que el objetivo de este manifiesto “es realizar una llamada de atención, un llamamiento para que los poderes públicos inviertan más en la realización de campañas programadas, que cumplan objetivos concretos y sobre las que luego haya una evaluación final de los resultados obtenidos”.

Las medidas propuestas se centran especialmente en la infancia y la población joven, tienen un fuerte componente educativo y de formación, y requieren un alto compromiso por parte de las instituciones públicas, “cuya colaboración es indispensable y muy valiosa”, ha señalado el presidente de la SEC, Carlos Macaya.

Según Macaya, entre estas medidas resulta imprescindible abordar problemáticas como la obesidad, la escasez de recursos básicos de reanimación o la apuesta clara y directa por la creación y el fomento de campañas de concienciación que fomenten los estilos de vida saludables.

En este sentido, el presidente de la SEC ha recordado que, en España, el exceso de peso (sobrepeso y obesidad) afecta aproximadamente al 30 por ciento de los niños de entre seis y 12 años, y ha recordado que alrededor del 70 por ciento de las complicaciones cardiovasculares están relacionadas con la obesidad. Según Macaya, “evitar la obesidad es fundamental, ya que la vida sedentaria está muy ligada a trastornos metabólicos y éstos hacen que aparezcan los problemas coronarios. Por eso una correcta educación alimenticia, desde niño, en la escuela primaria, es prioritario”.

Además, el presidente de la SEC ha hecho hincapié en el elevado coste económico que suponen en España las enfermedades cardiovasculares: “más de 9.000 millones de euros al año, una cantidad que se eleva hasta los 192.000 millones en el conjunto de la Unión Europea”. Los 5.500 millones que cuesta a la sanidad española el tratamiento de estas patologías suponen un 7,1 por ciento de todo el gasto sanitario nacional, lo que pone de relieve que las enfermedades cardiovasculares representan la mayor carga económica en España y en la Unión Europea.

Para el presidente de la FEC, “sería ideal que toda la población practicase unos hábitos de vida más saludables. Esto se consigue empezando por una correcta alimentación, la práctica de actividad física desde la infancia y la juventud y evitando en la edad adulta hábitos tan perjudiciales como el consumo de tabaco. Además, tener una actitud positiva frente a la vida es también muy aconsejable para nuestro corazón. Todo ello nos ayudará a prevenir y reducir las enfermedades cardiovasculares”.

En este sentido, Plaza ha destacado que cuanto antes se inicien estos buenos hábitos o medidas preventivas, más se retrasará la aparición de las enfermedades cardiovasculares: “cuanto antes incorporemos estas medidas, antes se considerarán como algo natural, por lo que resultará más fácil mantenerse fiel a estas costumbres a lo largo de la vida”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com