Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 26 de enero de 2012   |  Número 46
Acceda a nuestra hemeroteca


ENFERMERÍA CARDIOLÓGICA
ESTA METODOLOGÍA DOCENTE MEJORA EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES
La Escuela Universitaria de Cantabria organiza el primer curso nacional para instructores en simulación clínica
Las clases fomentan el trabajo en equipo, la comunicación, la priorización de tareas, la coordinación y la óptima utilización de recursos

Aula de Simulación Clínica de la Universidad de Cantabria.

Redacción. Santander
La Escuela Universitaria de Enfermería de la Universidad de Cantabria (UC) ha organizado el primer curso que se celebra en idioma español y en España para la formación de instructores en simulación clínica, un ámbito surgido por la necesidad creciente de capacitar a los profesionales de la salud en el uso de estas técnicas, que “mejoran notablemente” la atención a los pacientes. El programa formativo se ha desarrollado bajo la coordinación de la profesora María Jesús Durá Ros, del Departamento de Enfermería de la UC, según ha informado la institución académica.

Los alumnos del curso son profesionales sanitarios, tanto de enfermería como de medicina, con experiencia en simulación clínica, y provienen de Cádiz, Zaragoza, Pamplona, Valladolid, Barcelona y Girona. El profesorado está formado por varios especialistas cántabros, tanto de la Escuela de Enfermería, que tiene un Aula de Simulación Clínica, como del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, donde aplican métodos innovadores de simulación.

Formación de nuevas habilidades “no técnicas”

Según la UC, la formación de profesionales de la salud se ha centrado, tradicionalmente, en la adquisición de conocimientos y habilidades técnicas; sin embargo, para conseguir un resultado óptimo y seguro en la atención a los pacientes se requieren otras habilidades, denominadas “no técnicas”, basadas en el trabajo en equipo, comunicación, priorización de tareas, coordinación y utilización de recursos. La simulación clínica como innovación en el área formativa puede traducirse en “un salto cualitativo” importante, ya que permite a los participantes reflexionar y aprender de su propia experiencia, proporcionando un nuevo método de aprendizaje y entrenamiento en el que se entrelazan aspectos teóricos, prácticas en equipo, discusión de casos y el uso de un modelo de simulación (el SimMan 3G de última generación de Laerdal). Esta metodología docente mejora el proceso de toma de decisiones, la comunicación entre el equipo, la optimización de recursos y, posibilita el error, que en casos reales tendría graves consecuencias, ha explicado la UC.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com