Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 26 de febrero de 2014   |  Número 75
Acceda a nuestra hemeroteca


PUBLICACIONES CIENTÍFICAS
LA RIC PUBLICA EN ‘CIRCULATION CARDIOVASCULAR GENETICS’
Identifican biomarcadores que predicen el riesgo de reestenosis en pacientes con stents
Los resultados sugieren la posibilidad de utilizar test diagnósticos basados en el genotipado de genes reguladores del ciclo celular

Redacción. Madrid
Investigadores de la Red de Investigación Cardiovascular (RIC), liderados por Vicente Andrés del Centro Nacional de investigaciones Cardiovasculares (CNIC), han identificado nuevos biomarcadores que predicen el riesgo de reestenosis, la principal complicación que pueden tener los pacientes tras la colocación de los stents.

Arriba, proceso de formación de la reestenosis. Debajo, resumen de la investigación de la RIC.

Hasta ahora se habían identificado factores clínicos y relacionados con el tipo de lesión a tratar y del propio procedimiento que afectan al riesgo de sufrir reestenosis, pero los intentos de identificar pacientes de alto riesgo en base a estos parámetros habían tenido un alcance muy limitado. La investigación que publica la revista Circulation Cardiovascular Genetics se basa en analizar dos cohortes independientes de pacientes sometidos a revascularización coronaria mediante implantación de stents convencionales.

El estudio demuestra una asociación positiva entre el riesgo de sufrir reestenosis y tres variantes genéticas comunes (SNPs, del inglés single nucleotide polymorphism) en el gen CCNB1 que codifica la proteína ciclina B1, un regulador positivo del ciclo celular que se expresa en lesiones reestenóticas humanas y cuya inhibición reduce el desarrollo de lesiones vasculares obstructivas en modelos animales de angioplastia.

En colaboración con los laboratorios de F. Javier Chaves (Universidad de Valencia), Gianluigi Condorelli (Universidad de Milán), Carlie J.M. de Vries (Universidad de Amsterdam), el equipo de la RIC que desarrolla su trabajo en el CNIC han identificado variantes alélicas de los SNPs (rs350099, rs350104 y rs164390) localizados en el promotor del gen CCNB1 que se asocian con riesgo aumentado de reestenosis.

Además, el equipo de Fernando Civeira (Universidad de Zaragoza), también perteneciente a la RIC, comprobó que las células sanguíneas de los individuos portadores de los alelos de mayor riesgo de reestenosis presentan niveles más levados del ARN mensajero de CCNB1.

Finalmente, los estudios moleculares realizados por Andrés y colaboradores sugieren que los pacientes portadores de las variantes alélicas de mayor riesgo provocan una mayor actividad de los factores de transcripción NF-Y, AP-1 y SP1 que causa mayor expresión de CCNB1 y una respuesta hiperproliferativa más potente.

“Este estudio ha sido posible gracias al trabajo conjunto de un equipo multidisciplinar integrado por investigadores clínicos que han reclutado y caracterizado exhaustivamente los pacientes y su evolución, e investigadores básicos, que han realizado los estudios genéticos y moleculares. Además de mejorar nuestro conocimiento de las bases genético-moleculares de la reestenosis, nuestros resultados sugieren la posibilidad de identificar pacientes de alto riesgo mediante el uso de test diagnósticos basados en el genotipado de genes reguladores del ciclo celular”, afirma Vicente Andrés.

Según este investigador, “el reto inmediato es analizar rs350099, rs350104 y rs164390 y otros SNPs en cohortes mayores y realizar estudios prospectivos para determinar si variantes genéticas comunes pueden ayudar al cardiólogo a decidir la mejor opción terapéutica para pacientes coronarios, por ejemplo utilizar stents farmacoactivos en vez de stents convencionales, o realizar un by-pass coronario en lugar de revascularizar con stent”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com