Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 12 de mayo de 2011   |  Número 32
Acceda a nuestra hemeroteca


EN PRIMERA PERSONA
JOSÉ MARÍA MOSTAZA, DE LA UNIDAD DE ARTERIOSCLEROSIS DEL CARLOS III (MADRID)
“Hay un desconocimiento de las causas de la hipertrigliceridemia en Atención Primaria”
En el próximo Congreso Nacional de Arteriosclerosis se presentará un consenso entre Primaria y Especializada para el manejo de pacientes con esta patología
Marta Gómez. Madrid
La importancia del triglicérido como factor de riesgo no resuelto y las consecuencias de la hipertrigliceridemia siguen siendo tema de debate entre los responsables de las unidades de lípidos de los hospitales españoles, tal y como quedó de manifiesto en el reciente II Symposium Nacional de Hipertrigliceridemias. Para José María Mostaza, de la Unidad de Arteriosclerosis del Hospital Carlos III de Madrid, y asistente al acto, la genética de la hipertrigliceridemia y la prevención de sus complicaciones, fundamentalmente la pancreatitis y la enfermedad cardiovascular, son dos importantes líneas de actuación en estos momentos.

¿De qué manera pueden afectar unos niveles elevados de triglicéridos?

José María Mostaza.

Los triglicéridos son un tipo de grasa que puede estar aumentada en sangre en distintas situaciones, se pude elevar como consecuencia de alguna enfermedad, como la diabetes o la obesidad, o por malos hábitos higiénico-dietéticos, como el consumo exagerado de alcohol. También hay casos en los que la causa es genética, lo que lleva a que haya una mayor predisposición por parte del paciente, que se puede ver incrementada con los factores anteriormente citados.

Por otro lado, los triglicéridos altos pueden provocar dos tipos de patologías. En primer lugar, si los índices son extraordinariamente elevados (por encima de 1.000), se asocia a un riesgo alto de pancreatitis, que puede llevar a la muerte. Cuando están por encima de 500, aunque el riesgo de pancreatitis es menor, todavía sigue habiendo posibilidades de que se produzca, por tanto, es necesario tratar al paciente.

En segundo lugar, los triglicéridos altos, sobre todo si se acompañan de colesterol elevado, aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular, concretamente de angina e infarto agudo de miocardio; por tanto, las personas con triglicéridos elevados acompañado de un colesterol alto, lo que se denomina hiperlipemia mixta, deben tratarse tanto el colesterol como los triglicéridos para que disminuya su riesgo cardiovascular.

¿Cuáles son los principales tratamientos?

Hay que utilizar medidas higiénico dietéticas, es decir, una dieta baja en grasas, en colesterol, y en azúcar, unido a la realización de ejercicio físico y a la abstención del consumo de alcohol. Además, las personas obesas deben perder peso, una medida que ha demostrado la reducción de los triglicéridos. De igual modo, un diabético bien controlado reduce sus niveles de triglicéridos.

Si este tipo de medidas no son suficientes, hay tratamientos específicos, como es el caso de los ácidos grasos omega 3, los fibratos o los ácidos nicotínicos. La elección de un medicamento u otro depende del paciente, pero todos son efectivos.

¿Existe una buena coordinación entre Primaria y Especializada en el manejo de estos pacientes?

Hay desconocimiento de las causas y las consecuencias de la hipertrigliceridemia por parte de los médicos de Atención Primaria. Existen diferentes causas de hipertrigliceridemia que, en muchas ocasiones, precisan de determinados análisis y exploraciones para su diagnóstico. A su vez, una parte muy importante de su manejo debe realizarse con dieta y ejercicio físico, y, a veces, el médico de Primaria no dispone de tanto tiempo para este tipo de recomendaciones. También existen diferentes opciones terapéuticas que hay que saber utilizar y combinar, lo que supone una dificultad para el médico de Primaria. Por este motivo, actualmente recibimos en las unidades de lípidos a muchos pacientes con triglicéridos elevados remitidos desde Atención Primaria.

Por todo ello, en el próximo Congreso Nacional de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (del 25 al 27 de mayo en Sevilla) se va a presentar un documento de consenso para el manejo de la hipertrigliceridemia. El documento se ha realizado en colaboración con las sociedades españolas de Endocrinología y Arteriosclerosis, y la de Atención Primaria, Semergen. Así, se pretende mejorar el manejo de estos pacientes y los criterios de derivación.

En la Unidad de Arteriosclerosis en la que trabaja, ¿es elevado en número de consultas por hipertrigliceridemia?

Supone aproximadamente el 30 por ciento de las consultas que recibimos las unidades especializadas de lípidos. Esto indica la trascendencia de esta enfermedad, y de cómo los médicos de Primaria buscan el apoyo de los especialistas.

En estos momentos, ¿qué investigación se están llevando a cabo en este ámbito?

En hipertrigliceridemia se está trabajando para averiguar sus causas. Sabemos que el alcohol, la obesidad y la diabetes están muy relacionados con su desarrollo, pero hay pacientes que pese a contar con algunos de estos factores, no desarrolla niveles elevados. Esto nos lleva a plantearnos que existen una serie de características genéticas a las que también se suman los factores ambientales.

Por otro lado, también se está estudiando la relación entre triglicéridos elevados y riesgo cardiovascular.
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com