Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 16 de julio de 2012   |  Número 56
Acceda a nuestra hemeroteca


ENFERMERÍA CARDIOLÓGICA
RECIBE EL PREMIO DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ENFERMERÍA EN CARDIOLOGÍA
El Hospital Virgen del Rocío se implica en la formación sexual del paciente cardiaco
La Unidad de Gestión Clínica Intercentros Área del Corazón activa un plan específico para el personal de Enfermería

Redacción. Sevilla
Profesionales de Enfermería de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros Área del Corazón del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla han recibido el premio al mejor trabajo presentado durante el 33 Congreso Nacional de la Asociación Española de Enfermería en Cardiología. El objetivo del mismo era analizar la implicación de estos profesionales en el abordaje de los problemas de sexualidad que aparecen con elevada frecuencia tras un infarto agudo de miocardio o por una insuficiencia cardiaca congestiva, tanto en hombres como en mujeres, y a cualquier edad. Han sido tres años de trabajo, en los que se ha analizado las historias de 183 pacientes.

Socorro Iglesias, Tamara Moya, Enrique Torné y María del Carmen González, de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros Área del Corazón del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Tamara Moya, Socorro Iglesias, María del Carmen González y Enrique Torné, de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros Área del Corazón, y Luis López, supervisor de Investigación y Gestión del Conocimiento, han sido los autores de este estudio, en el que la principal conclusión ha sido que aún es insuficiente la información que se recaba sobre los pacientes ingresados en cuanto a diagnósticos enfermeros de disfunción sexual y patrón sexual inefectivo.

Las conclusiones de este trabajo han servido para que en el hospital sevillano se active un plan específico de formación a todo el personal de Enfermería implicado en el manejo del paciente cardiaco, especialmente en las áreas de hospitalización (planta, box de cuidados intermedios o unidad de trasplante cardiaco). Así lo ha explicado Socorro Iglesias, responsable de Enfermería en el Área del Corazón y una de las autoras de la comunicación premiada a nivel nacional: “Tras la fase de formación, actuaremos sobre nuestra labor diaria de cuidados e intervención, así como desde el punto de vista de apoyo al paciente y su pareja, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los mismos”.

Estos profesionales han recordado que la salud sexual es uno de los aspectos que más cambios experimenta en la vida de un paciente cardiaco, con el consiguiente impacto psicológico, que genera sentimientos de baja autoestima, culpabilidad, ansiedad, depresión, reingresos hospitalarios, falta de adherencia al tratamiento y problemas de pareja, entre otros problemas. Según estudios recientes, la prevalencia de la disfunción eréctil tras infarto se sitúa entre el 38 y el 78 por ciento. Tras cuatro años de haber sufrido un infarto, un tercio de los pacientes puede llegar a padecer este problema, mientras que casi el 60 por ciento experimenta una disminución del deseo sexual. En la insuficiencia cardiaca los porcentajes son también elevados, con un 73 por ciento de pacientes que presenta pérdida total o parcial de interés sexual, y el 58 por ciento sufre incapacidad absoluta para tener relaciones sexuales.

Tamara Moya, enfermera del Área del Corazón y sexóloga, se ha referido a su “papel clave”: “Nosotros estamos en continuo contacto con el paciente y su familia durante su estancia hospitalaria, tenemos una formación multidisciplinar y nuestra profesión nos permite tener una visión holística del enfermo”. “Hemos comprobado que la mayoría de nuestros pacientes quieren recibir información sobre aspectos relacionados con su vida sexual a partir del alta, pero que sienten vergüenza a solicitarla. E igual ocurre por parte de los profesionales de Enfermería que trabajamos en Cardiología, que nos quedamos en una información superficial”, ha añadido. Por ello, el equipo que coordina Socorro Iglesias ha apostado por convertir la intervención enfermera en sexualidad en una parte más de la calidad de la atención sanitaria a los pacientes cardiacos, entendiendo que redundará positivamente en su recuperación, mejorará el bienestar general y contribuirá a que pronto vuelva a recuperar la normalidad en su vida.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com