Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 30 de octubre de 2013   |  Número 71
Acceda a nuestra hemeroteca


ACTUALIDAD
XI CURSO INTERNACIONAL DEL GRUPO TEAM
En España se implantan menos válvulas aórticas que la media europea
El análisis comparativo plantea la necesidad de crear un presupuesto específico para la adopción de válvulas percutáneas

Redacción. Madrid
El Grupo de Terapia Endovascular y Miocárdica (TEAM) ha reunido en Madrid a cerca de 1.000 especialistas procedentes de más de una docena de países, con motivo de su XI Curso Internacional. Esta especialidad cardiaca ya supone una clara alternativa a la cirugía convencional en algunos procedimientos.

Los directores del Grupo TEAM (Eulogio García, director ejecutivo del TEAM y consultor de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Clínico San Carlos de Madrid; Andrés Íñiguez, director de la  Unidad de Cardiología Intervencionista y el Área de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo; Carlos Macaya, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y presidente anterior de la Sociedad Española de Cardiología; y Antonio Serra, jefe de Cardiología Intervencionista del Servicio de Cardiología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona) han destacado la aparición de dos nuevas válvulas aórticas que tienen el objetivo de lograr una mayor seguridad y eficiencia: la Lotus y la Direct Flow, dos nuevas válvulas reposicionables y recapturables que permiten, en caso de que se compruebe que el resultado no sea bueno, volver a posicionar la válvula en otro sitio o recapturarla y poner una válvula de otro tamaño; una nueva versión de la válvula Edwards, la Sapien3, cuya característica fundamental es que tiene un perfil significativamente menor, ya que va por un catéter de un tamaño bastante menor que las demás; y una actualización de la Core-Valve, que ofrece nuevas características en el sistema de liberación que permiten un posicionamiento más preciso.

Carlos Macaya, Antonio Serra, Andrés Íñiguez y Eulogio García, directores del Grupo TEAM, durante una sesión de un caso en vivo.

“Además, uno de los objetivos de mejora de estas válvulas y que parece que el sistema Lotus, y la Sapien 3 han conseguido, es la eliminación de la insuficiencia aórtica paravalvular, es decir, lograr que no quede ningún agujero entre la pared de la aorta y la válvula que colocamos”, ha detallado Eulogio García, director del TEAM.

Los especialistas también han hecho referencia al descenso del número de implantes percutáneos de válvulas aórticas (TAVI) que se ha producido durante el último año en España, donde se implantan menos de la mitad de válvulas en comparación con el resto de países europeos. Han hablado de la situación actual y de las dificultades del entorno económico en el que vivimos pero, sobre todo, han planteado nuevos caminos para mejorar las opciones de futuro de estas técnicas y poder hacerlas más accesibles a los pacientes que las requieren.

Para ello, se han presentado los resultados de un análisis comparativo sobre los distintos factores que podrían influir en los patrones de adopción del número de válvulas percutáneas en los distintos países europeos, y se ha comprobado que, además de la actual crisis económica,  la principal diferencia entre países recae en la forma de pago de dichas válvulas.

Concretamente se ha visto que, “los países en los que los hospitales reciben un presupuesto determinado por procedimiento (por parte de la comunidad autónoma o del Estado), la adopción es más rápida y se implantan más válvulas por millón de habitantes, que en aquellos países en los que el presupuesto destinado a las válvulas sale directamente del presupuesto del Hospital y es el gerente, el que tiene que decidir si dedica más o menos financiación para la implantación de las mismas, como es el caso de España”, ha señalado García.

Así, se ha visto que alrededor del 70 por ciento de los países europeos tienen un presupuesto específico para la implantación de válvulas y se ha comprobado que la adopción en estos países ha sido mucho más rápida y se introducen más válvulas por millón de habitantes. “En Alemania, por ejemplo, se ponen más de 90 válvulas por millón de habitantes, mientras que en España se ponen 23 válvulas por millón de habitantes”, ha destacado el director del TEAM.

La principal patología que requiere de un recambio valvular aórtico es la estenosis aórtica; una enfermedad que en España padece el 5,5 por ciento de las personas mayores de 75 años que se caracteriza por un estrechamiento anormal de la válvula aórtica, dificultando la circulación de la sangre del corazón hacia la aorta y pudiendo ocasionar casos graves de angina de pecho, arritmia, insuficiencia cardiaca, hipertrofia o infarto. La única solución ante esta patología es el recambio de la válvula aórtica a corazón abierto, pero un 30 por ciento de los pacientes con estenosis aórtica severa no pueden ser intervenidos mediante cirugía convencional por ser considerados (dentro de un score de riesgo) de alto riesgo o directamente inoperables, por lo que tienen que someterse a un reemplazo valvular por vía percutánea, una TAVI, procedimiento que en España solo acaban recibiendo el siete por ciento de estos pacientes, mientras que en Alemania el porcentaje de penetración es del 23 por ciento.

Primera intervención del sistema de denervación renal por acceso radial realizada en España

En el congreso también se ha hablado sobre la eficacia demostrada en esta técnica de ablación renal por radiofrecuencia que permite reducir la presión arterial de aquellos pacientes con hipertensión, que son resistentes al tratamiento convencional mediante fármacos.

“Se trata de una intervención endovascular mínimamente invasiva que ha demostrado ser de fácil aplicación y no conllevar complicaciones, pero que su implantación está siendo más lenta de lo que se esperaba debido, fundamentalmente, a un hecho cultura, ya que la hipertensión todavía se percibe como una enfermedad crónica y con la que se puede vivir”, ha señalado Eulogio García.

Como novedad, se ha retransmitido la primera denervación renal por acceso radial realizada en España y se ha presentado un modelo de catéter específicamente diseñado para llevar a cabo este procedimiento, que permite al paciente regresar a casa una hora después de haberse realizado la intervención. Así lo ha indicado Eulogio García, “el acceso radial es una opción menos dolorosa y, al no hacer necesaria su hospitalización, permite reducir los costes y también es más cómodo para el propio paciente, ya que podrá regresar a casa solo una hora después, mientras que  hasta ahora requería la hospitalización de, al menos, un día”. El especialista ha especificado que “el perfil del catéter utilizado para este nuevo procedimiento es el mismo que el catéter utilizado para acceder por vía femoral, lo que es más largo y algo más flexible”.

En referencia a la futura aplicación y expansión de esta nueva técnica, García ha señalado que “poco a poco empezarán a haber más casas comerciales que ofrezcan este tipo de instrumentos mediante acceso radial y, probablemente, dentro de tres años habrá una explosión de este procedimiento que, en la mayoría de los casos, se realizará  por vía radial”.

Entre el 5 y el 10 por ciento de los stents que se implantan en España ya son bioabsorbibles

Asimismo, en el congreso se han expuesto los últimos resultados que evidencian la eficacia de los stents farmacoactivos, concebidos para reanudar el flujo sanguíneo del vaso a la vez que  lentamente liberan una dosis exacta de fármaco que previene la reestenosis (la reproducción del estrechamiento de la arteria), limitando el exceso de crecimiento de tejido dentro de la arteria. Ya hace más de una década que se están implementando estos dispositivos en España, pero aun hoy salen nuevos datos que evidencian su eficiencia y, en la actualidad, sigue siendo el stent de referencia.

Como novedad, también se ha hablado de los stents bioabsorbibles que, a diferencia de los farmacoactivos (que se dejan permanentemente dentro de la arteria, con su consiguiente riesgo de trombo, y obliga al paciente a seguir un tratamiento antiagregante), desaparecen del cuerpo del paciente al cabo de dos años.  “Aunque entre el  5 y el 10 por ciento de los stents que se colocan a día de hoy en España ya son bioabsorbibles, para saber qué es lo que tenemos que esperar de ellos antes tenemos que analizar los datos que tenemos con los stents farmacoactivos, que ya son muy buenos”, ha destacado Eulogio Garcia.

La elección del tipo de stent utilizado depende de las características del paciente, por ello uno de los temas más abordados ha sido definir cuál debe ser el perfil de aquellos pacientes a los que más les beneficiaria la implantación de un stent bioabsorbible. “Así, estarían indicados a jóvenes y lesiones que sean fisiológicamente importantes y anatómicamente no complicadas, es decir, que la lesión afecte a gran parte del miocardio, pero que la implantación del stent sea relativamente sencilla y se asegure un buen resultado inmediato”, ha indicado García.

El objetivo último en el campo de la aplicación de stents es, sin duda, establecer una terapia que no deje ningún residuo dentro del cuerpo del paciente, pero, como ha advertido el especialista, “para darse este caso, antes tienen que cambiar bastantes aspectos dentro de las características mecánicas de los stents bioabsorbibles, ya que se ven más dificultades para tratar aquellas lesiones que tengan mucho calcio o que se tenga que poner dos stents y que uno se solape con otro, etc., y también es cierto que los resultados con stents no reabsorbibles por ahora son muy buenos.”

Presentación del estudio Excel sobre la angioplastia frente a la cirugía convencional

Por otro lado, se ha presentado el estudio Excel, una investigación en proceso que está mostrando buenos resultados para del tratamiento de la enfermedad obstructiva de tronco coronario izquierdo (OTCI) mediante la angioplastia con stent. La OTCI es una grave afección cardiovascular debida, generalmente, a la aterosclerosis. Se trata de la obstrucción progresiva de un tramo de arteria muy breve y de gran diámetro, del cual surgen los vasos coronarios principales. Si se ocluye completamente, sobreviene la muerte inmediata.

Durante años, las guías de práctica clínica han indicado la cirugía convencional como tratamiento de elección para prácticamente todos los casos, pero actualmente han aparecido estudios que evidencian que la angioplastia constituye una alternativa terapéutica segura y eficaz en estos pacientes de alto valor predictivo de mortalidad cardiovascular.
 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com