Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 31 de octubre de 2011   |  Número 41
Acceda a nuestra hemeroteca


congreso de las enfermedades cardiovasculares
LA SEC PROMUEVE LA REALIZACIÓN DEL PRIMER ESTUDIO EUROPEO
El Registro SIRENA investigará el perfil clínico de la cardiopatía isquémica crónica en la mujer
Los expertos consideran que la enfermedad cardiovascular en las féminas está infradiagnosticada, infratratada e infrarrepresentada

Redacción. Maspalomas (Gran Canaria)
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha puesto de manifiesto, durante la rueda de prensa de presentación del Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2011 celebrado en Maspalomas, la importancia que tiene la enfermedad cardiovascular en la mujer, a pesar de encontrarse aún en inferioridad de condiciones en cuanto al diagnóstico, el tratamiento y la representación en los estudios epidemiológicos. Actualmente, las enfermedades cardiovasculares (ECV) son las responsables del fallecimiento en España de más de 65.000 mujeres al año, tal y como muestran los registros del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2009, que indican también que la mortalidad femenina supera en un 7,66 por ciento a las muertes masculinas por este motivo. Para investigar estas circunstancias, la SEC ha promovido la realización del Registro SIRENA, el primer estudio europeo que analizará el perfil clínico de la cardiopatía isquémica crónica en la mujer.

Eulalia Roig, del Hospital Sant Pau de Barcelona.

Las ECV se posicionan como la primera causa de muerte entre las féminas españolas, con el 35,10 por ciento de los fallecimientos. Estos porcentajes aumentan en diez comunidades autónomas, encabezadas por Andalucía, Asturias y Extremadura, con un 39,51, 38,07 y un 37,23 por ciento de muertes femeninas por ECV, respectivamente. Por el contrario, las mujeres de las otras nueve comunidades autónomas presentan una defunción cardiovascular inferior a la media española. Las canarias, las madrileñas y las navarras son las primeras de esta lista con porcentajes del 30,62, el 31,44 y el 32,07 por ciento.

Las diferencias frente al sexo masculino, en cuanto a mortalidad por una patología cardiovascular, son cada vez más amplias en España. En todas las comunidades autónomas españolas, excepto Navarra, la brecha supera hoy el 5 por ciento, y aumenta la mortalidad femenina por esta causa hasta un 10,34 por ciento, frente a la masculina en Extremadura.

Diferencias en el diagnóstico y el tratamiento de las ECV en mujeres

Las enfermedades cardiovasculares tienen distinta incidencia, evolución y pronóstico en la población en función del sexo; sin embargo, hasta hace pocos años, ni la sociedad ni los facultativos han asumido estas diferencias, perjudicando significativamente a la mujer. Las féminas suelen presentar una edad superior a la de los hombres cuando padecen ECV y ello complica la recuperación. La explicación radica en que a partir de la menopausia, la mujer muestra un peor pronóstico que el hombre, pues deja de recibir la protección natural de los estrógenos y, con ello, se multiplican los factores de riesgo cardiovascular, produciéndose más diabetes, hipercolesterolemia y obesidad.

Concretamente, la mitad de las mujeres con más de 50 años padece hipertensión, y una de cada tres, diabetes o trastornos de metabolismo de los hidratos de carbono o colesterol elevado. En definitiva, de las 65.048 muertes anuales por ECV en mujeres españolas, el 98,83 por ciento (64.284) se dan en aquellas que superan la cincuentena. La Dra. Eulalia Roig, exdirectora de la Agencia de Investigación de la SEC y cardióloga del Hospital Sant Pau de Barcelona, ha explicado que “la actividad estrogénica preserva la función endotelial de las arterias y disminuye el colesterol, además de reducir la viscosidad de la sangre y minimizar el riesgo de trombosis”. “No obstante, el tabaquismo en la mujer, cada vez más común en España, hace que se pierda parte de esa protección”, ha aclarado la especialista.

Otro factor que agrava el pronóstico de las mujeres es que frente a los mismos síntomas de enfermedad cardiovascular, sólo el 15 por ciento de las féminas recibe un tratamiento adecuado, mientras que el porcentaje llega hasta el 56 por ciento en los varones. Así lo demuestran diversos registros norteamericanos, como el CRUSADE, que ponen de manifiesto el retraso en la sospecha de enfermedad cardiovascular en la mujer, que recibe con frecuencia el tratamiento necesario más tarde y en menor medida.

En este sentido, la Dra. Carmen de Pablo, presidenta anterior de la Sección de Cardiología Preventiva de la SEC y cardiólogo de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha indicado que hasta hace pocos años, “los síntomas de enfermedad cardiovascular masculinos eran considerados como típicos por la comunidad científica, sin tener presente que la sintomatología de la mujer es habitualmente distinta a la del hombre. Esta era definida como una variante de la normalidad”.

La presentación del Congreso de la SEC estuvo protagonizada por los Dres. Carlos Culebras, presidente de la Sociedad Canaria de Cardiología (izq.); Matías Feldman, responsable del proyecto 'Stent for Life' en España; Vicente Bertomeu, presidente de la SEC; Julián Pérez Villacastín, secretario general de la SEC, y Eulalia Roig, cardióloga del Hospital Sant Pau de Barcelona.

Los especialistas han detectado que poco a poco se reconocen más las diferencias de los síntomas entre hombres y mujeres, por lo que el diagnóstico y tratamiento de los factores de riesgo y de las enfermedades cardiovasculares se igualan. El último estudio español sobre tratamiento de los factores de riesgo cardiovascular (DARIOS II), presentado recientemente, afirma que, tras analizar a una muestra de 27.903 personas, homogénea en cuanto a sexos se refiere, el 66 por ciento de los varones y el 42 por ciento de las mujeres con hipertensión estaban bien controlados.

Más tratamiento para las mujeres

Entre los que padecían diabetes mellitus, el 65 por ciento de los hombres y el 63 por ciento de las mujeres tenían un buen control de su enfermedad. Sorprendentemente, tanto en las categorías de riesgo cardiovascular bajo o moderado, en las que está menos justificado el tratamiento hipolipemiante, como en las de riesgo cardiovascular alto o muy alto, las mujeres recibían más tratamiento farmacológico para el exceso de colesterol que los varones.

Uno de los obstáculos añadidos para la mejora en la detección de enfermedades cardiovasculares en el sexo femenino es que la mayor información sobre la eficacia de las estrategias terapéuticas se obtiene de estudios y ensayos clínicos en los que se incluyen mayoritariamente varones, y esto sigue sucediendo, a pesar de que en los últimos años se ha exigido una mayor presencia de mujeres en la investigación clínica.

Datos publicados recientemente en Circulation Cardiovascular Quality Outcomes, revelaban que en ensayos de patología cardiovascular, en el mejor de los casos, la inclusión de mujeres era del 44 por ciento en estudios de hipertensión arterial; el 40 por ciento, en diabetes; el 38 por ciento en ictus, y el 25 por ciento en enfermedad coronaria, a pesar de que estas son enfermedades muy frecuentes en el sexo femenino.

Conscientes de los hechos diferenciales entre las mujeres y los hombres en relación al diagnóstico y al tratamiento de la enfermedad cardiovascular, y en concreto de la cardiopatía isquémica, una de las principales causas de mortalidad cardiovascular en mujeres (15.300 anuales en España) y ante la ausencia de estudios observacionales en estas, la SEC está promoviendo el registro SIRENA, el primer estudio observacional sobre cardiopatía isquémica estable en la mujer que se realiza en Europa.

El análisis, que se pondrá en marcha el próximo mes de noviembre, tomará una muestra de 720 mujeres, que serán reclutadas por 48 investigadores de todo el país, en el plazo de 6 meses, con el objetivo principal de conocer el perfil clínico de estas pacientes atendidas en consultas de Cardiología y estimar, así, la prevalencia de factores de riesgo cardiovascular en la población española femenina que padece esta enfermedad.

El Dr. José Mª Gámez, investigador principal de SIRENA, miembro del Grupo de Trabajo de Enfermedades Cardiovasculares en la Mujer de la SEC y responsable del Área de Hospitalización de Cardiología del Hospital Son Llàtzer de Palma de Mallorca, ha indicado que el objetivo de este estudio transversal es “conocer a fondo el perfil clínico de estas pacientes con cardiopatía isquémica, estudiar variables, entre otras, como la edad, la forma de inicio y la prevalencia de factores de riesgo cardiovascular”. “Además, queremos investigar acerca del manejo diagnóstico y terapéutico, así como la anatomía coronaria de estas pacientes, pues padecen más enfermedad microvascular que los hombres, una patología que no se puede tratar con stents ni con cirugía coronaria”, ha añadido.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com