Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 16 de noviembre de 2011   |  Número 42
Acceda a nuestra hemeroteca


EN PORTADA
SEGÚN UN ESTUDIO REALIZADO POR CARDIÓLOGOS Y GERIATRAS DEL HOSPITAL GREGORIO MARAÑÓN DE MADRID
El modelo asistencial integral debe contemplar, especialmente, la incorporación de la Geriatría
La mayoría de los ancianos que ingresan por problemas cardiológicos agudos presenta algún síndrome geriátrico, lo que empeora su pronóstico

Redacción. Madrid
Un estudio realizado por cardiólogos del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, en coordinación con miembros del Servicio de Geriatría del mismo hospital, ha demostrado que la mayoría de los pacientes que son ingresados por un problema cardiovascular agudo supera los 75 años. Concretamente, de los 444 pacientes que ingresaron por estas condiciones entre los meses de febrero y marzo de 2008 en el mencionado centro madrileño, 224, el 51,4 por ciento, tenían más de 75 años.

 

El Dr. Héctor Bueno, director del estudio, es miembro de la SEC y coordinador de Cardiología Clínica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

El estudio, denominado ‘Prevalence of geriatric syndromes and impact on clinical and functional outcomes in older patients with acute cardiac diseases’, tenía como principal objetivo demostrar la prevalencia e importancia de los síndromes geriátricos en pacientes ancianos con alguna patología cardiovascular aguda. Concretamente, se analizaron los síndromes geriátricos que se definieron como mayores de acuerdo a su capacidad de influir en el pronóstico de la patología: fragilidad, deterioro cognitivo, dependencia severa o depresión.

El estudio se realizó sobre una muestra final de 211 pacientes mayores de 75 años. Entre los principales resultados, destaca que el 60,2 por ciento de estos pacientes presentaban al menos un síndrome geriátrico mayor; concretamente, el 40,8 por ciento presentaba fragilidad; el 31,8, deterioro cognitivo; el 14,7, dependencia, y el 4,3, depresión. Estos pacientes ingresaron más frecuentemente por insuficiencia cardiaca y tenían 1,5 años más de edad, pero no presentaban mayor comorbilidad ni grados más severos de la enfermedad. Sin embargo, los pacientes con algún síndrome geriátrico mayor mostraron una mayor incidencia de pérdida de funcionalidad durante la hospitalización (35,7 vs. 8,6 por ciento), así como un incremento del 83 por ciento en el riesgo de mortalidad, un 92 por ciento en el riesgo de reingresos (no significativos) y casi el triple de riesgo de deterioro funcional o de necesidad de nueva ayuda durante el año posterior al ingreso.

Según el Dr. Héctor Bueno, miembro de la SEC, coordinador de Cardiología Clínica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y director del estudio, “la valoración de la prevalencia y la influencia de síndromes geriátricos en estos pacientes son determinantes en la evaluación inicial del paciente, así como para predecir su posterior recuperación. “Es por ello que resulta vital cambiar el modelo asistencial actual en Cardiología, que se corresponde con un modelo de atención cardiológica aislada, y apostar por un modelo asistencial integral que contemple, especialmente, la incorporación de la Geriatría y de sus especialistas”, ha indicado.

En este sentido, el Dr. Bueno ha insistido en la “necesidad de realizar, siempre, una evaluación geriátrica sistemática en los pacientes mayores que presenten un episodio cardiovascular agudo. Dado que cada vez los pacientes que acuden a los hospitales con alguna patología cardiovascular aguda son de mayor edad, cardiólogos y geriatras deben trabajar juntos”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com