Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 11 de julio de 2013   |  Número 69
Acceda a nuestra hemeroteca


ACTUALIDAD
ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID
El límite de la presión arterial sistólica de 140mmHg podría ampliarse en los mayores
El mayor riesgo de mortalidad se encuentra en valores altos y bajos de PAS (<115 y >193 mmHg) y en valores bajos de PAD (<80 mmHg)

Redacción. Madrid
El manejo de la hipertensión (HTA) en personas mayores de 65 años requiere de valores objetivos distintos a los definidos hasta el momento para la población adulta, ya que las últimas investigaciones apuntan que poseer una presión arterial sistólica ligeramente superior al valor diagnóstico de hipertensión (140mmHg), se asocia a una menor mortalidad por cualquier causa.

Enrique Galve.

Así lo indica un reciente estudio, publicado en Revista Española de Cardiología (REC) y realizado por investigadores vinculados al departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en el que se demuestra que existe una relación dinámica entre la presión arterial (PA) y el riesgo de mortalidad por todas las causas en una cohorte española de mayores.

El trabajo, que ha realizado un seguimiento de 17 años sobre una muestra poblacional de 1.560 personas de más de 65 años, revela como la presión arterial sistólica (PAS) aumenta progresivamente a medida que avanza la edad (pasando de 137,2 mmHg de media en 1993, hasta 149,4 mmHg en 2006) y, sin embargo, las variaciones de la presión arterial diastólica (PAD) a lo largo del tiempo fueron muy pequeñas o casi inexistentes (de 77,8mmHg en 1993 a 80,00 mmHg en 2006).

“Este hecho coincide con el aumento gradual de la incidencia de HTA en la población de avanzada edad tanto en España como en el resto del mundo”, señala Alicia Gutiérrez-Misis, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria vinculada al Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UAM.

“A partir del análisis que hemos realizado, también observamos otros aspectos característicos de la población estudiada según sus índices de PAS, como por ejemplo, que los participantes con valores de PAS bajos eran en su mayoría varones, con bajo nivel educativo, más delgados y con menor uso de medicación antihipertensiva que los participantes con PAS más alta; o que los sujetos con valores de PAD más bajos (<60 mmHg) eran de más edad, más delgados, en su mayoría varones y con menor uso de medicación antihipertensiva que los participantes con los valores de PAD más altos (>100 mmHg)”, añade la doctora.

En referencia a la relación existente entre los niveles de PAS y mortalidad, se ha observado que esta última disminuye con el aumento de la PAS (teniendo en cuenta su variación a lo largo del tiempo), hasta alcanzar el mínimo riesgo a los 147h mmHg, para después incrementarse de manera asimétrica (en forma de U) con cifras de PAS superiores, hasta llegar al mayor riesgo de mortalidad en cifras de PAS > 193 mmHg.

En lo que se refiere al análisis de la PAD, se encontró que el mayor riesgo de muerte se encontraba en aquellos individuos que poseían niveles <60 mmHg. Los valores superiores (>85 mmHg) no aumentaban el riesgo de muerte.

En este sentido, Gutiérrez destaca que, “los valores máximos y significativos de mortalidad fueron los observados en personas con PAS media basal >165 mmHg y PAD <60 mmHg. Estas cifras cambian cuando se utiliza la PA como variable que varía con el tiempo ya que vemos como el nivel máximo de mortalidad se presenta en aquellos sujetos con PAS media <115 o >193 mmHg y cifras de PAD media <80 mmHg”.

Las conclusiones del estudio demuestran que la menor mortalidad correspondió a un valor de presión arterial sistólica ligeramente superior (media de 147 mmHg) al valor diagnóstico de hipertensión, lo que indica que 140 mmHg podría no ser adecuado como valor diagnóstico y objetivo terapéutico en la población mayor.

Alicia Gutiérrez apunta que la causa de esta asociación “podría estar relacionada con estilos de vida más saludables, la dieta mediterránea o un mejor control de la HTA en la mediana de edad, factores que podrían influir en la menor rigidez arterial de los mayores supervivientes”

“Los resultados de esta investigación van en línea con las recientes guías europeas para el tratamiento de la hipertensión arterial, que se han publicado precisamente estas últimas semanas, donde, a pesar de que se sigue indicando que la presión arterial es patológica a partir de cifras arteriales superiores a 140 mmHg, expresan su preocupación ante cuál debería ser el mejor tratamiento para la gente mayor, ya que las evidencias en este grupo de población no son tan intensas y se ha visto que 160 mmHg sería una cifra adecuada para la población mayor para el inicio del tratamiento, con un objetivo de descenso entre hasta 140-150 mmHg”, expresa el presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Enrique Galve.

La SEC quiere aprovechar la publicación de este estudio para manifestar la necesidad de considerar la hipertensión como uno de los principales factores de riesgo de mortalidad por cualquier causa y de la importancia de su correcto control bajo tratamiento, ya que aumenta entre cuatro y seis veces el riesgo de ictus.

La HTA causa cada año 7,5 millones de muertes, el 13 por ciento del total de defunciones que se producen a nivel global, según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). En nuestro país, el 36,7 por ciento de los adultos la padece, lo que representa más de 11 millones de personas, y, de éstas, un tercio desconoce que la padece y otro tercio no logra mantener los niveles normales de PA mediante fármacos.

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com