Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 30 de octubre de 2013   |  Número 71
Acceda a nuestra hemeroteca


CARDIOLOGÍA AUTONÓMICA
PARA PACIENTES CON RIESGO DE INFARTO
El Hospital de Ciudad Real incorpora nuevos métodos intervencionistas
Implanta un innovador stent coronario de un material orgánico que el cuerpo reabsorbe de forma natural a partir de los seis meses

Redacción. Ciudad Real
El Hospital General Universitario de Ciudad Real incorpora nueva tecnología intervencionista para pacientes con problemas cardiacos que presentan riesgo de infarto y angina de pecho. Esta nueva tecnología, incorporada al Servicio de Hemodinámica del centro, consiste en el implante de un stent  o muelle bioabsorbible en pacientes con problemas de oclusión o estrechamiento de las arterias coronarias.

A la izquierda, aorta con oclusión arterial antes del implante. A la derecha, después del implante.

La novedad de estos stents es su composición orgánica, ya que, a diferencia de los convencionales, no cuentan con materiales metálicos, sino que han sido sustituidos por compuestos que el organismo comienza a reabsorber de forma natural en un periodo de entre 6 y 12 meses.

De esta forma, explica el equipo de Hemodinámica, además de obtener unos “excelentes resultados clínicos”, supone un importante beneficio para el paciente que “no acumula ningún elemento metálico en su organismo”, lo que implica que la coronaria vuelva en un periodo razonable de tiempo a la normalidad.

Hasta el momento, aclara Fernando Lozano, jefe del Servicio de Hemodinámica, estas prótesis “parecidas a un muelle o malla” eran siempre de metal y contenían compuestos farmacoactivos que el organismo asimilaba paulatinamente hasta que desaparecían, quedando el material metálico de forma permanente. No obstante, aunque los resultados eran buenos, debido a su naturaleza, la prótesis “permanecía en el interior del organismo, de forma que el paciente mantenía de por vida este elemento en su cuerpo”.

La oclusión o estrechamiento de las arterias coronarias es una lesión que conduce al infarto de miocardio o a la angina de pecho y que puede tratarse con éxito mediante el implante de estas prótesis cuya finalidad es dilatar la arteria y restablecer un flujo de sangre normal en las mismas.

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com