Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 12 de enero de 2012   |  Número 45
Acceda a nuestra hemeroteca


SERVICIO A FONDO
JOSÉ MARÍA AGUIRRE SALCEDO ES EL JEFE DE CARDIOLOGÍA
El Hospital de Basurto implanta la monitorización domiciliaria de dispositivos eléctricos cardiacos
El centro vizcaíno fomenta la colaboración con los Servicios de Urgencias, Pediatría, etc.

Redacción. Bilbao
El Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Basurto (Bilbao) ha apostado por la telemedicina para el control del funcionamiento de los marcapasos y desfibriladores. Con este nuevo sistema de control, los dispositivos de los pacientes con dolencias cardiacas son controlados desde su domicilio sin necesidad de que tengan que acudir a una consulta médica. La monitorización domiciliaria de dispositivos eléctricos cardiacos se basa en un sistema de telemetría que permite la medición remota de los indicadores de funcionamiento de los marcapasos, desfibriladores y holter implantable.

José María Aguirre, jefe del Servicio
de Cardiología del Hospital de Basurto.

El centro sanitario ha anunciado que está comenzando a aplicar el programa y que en la actualidad son cerca de 40 los pacientes monitorizados. Paulatinamente, el nuevo sistema se irá extendiendo a todos los enfermos con dolencias cardiacas que precisen marcapasos y desfibriladores.

El Dr. José María Aguirre, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital de Basurto, ha subrayado que con la incorporación de este nuevo sistema “se ahorra tiempo al paciente, porque no está de un lado para otro, ya que todo el proceso se realiza a través de consultas no presenciales”. Según los expertos, las ventajas de estas nuevas técnicas de teleasistencia benefician al paciente, puesto que ofrecen más seguridad, ya que los posibles problemas del dispositivo son detectados de manera más temprana. Además, se produce un ahorro económico para el sistema sanitario al disminuirse las consultas.

Las actividades de Cardiología están unificadas en el Pabellón Alonso-Allende, que dispone de 98 camas y que incluye el Servicio de Cirugía Cardiovascular, cuyo jefe de Servicio es el Dr. Joseba Zuazo, y la Unidad Coronaria. Además, en su cartera de servicios dispone de Áreas de Hospitalización, Exploraciones No Invasivas, Eco, Ergometría, Holter, Exploraciones Invasivas, Electrofisiología y Hemodinámica. En cuanto al personal de Enfermería, realiza rotaciones por Hemodinámica, Electrofisiología y Exploraciones No Invasivas (eco, ergometrías y Holter).

Equipamiento tecnológico

En el ámbito del equipamiento tecnológico, el Servicio de Cardiología cuenta con tres Eco-doppler y un Navegador Ensite NAVX. Precisamente este Servicio de Cardiología ha puesto en marcha durante 2011 su Sección de Hemodinámica, en la que se desarrollan fundamentalmente dos funciones; por una parte, el diagnóstico, a través de la angiografía coronaria, la valoración de la función cardiaca, etc., y, por otra parte, la función intervencionista. La angioplastia de balón y la colocación de mallas (prótesis vasculares, stent) complementan a la cirugía de puentes aortocoronarios.

A la izq., uno de los desfibriladores del Hospital de Basurto. A la dcha., el Dr.  Raúl Rodríguez utiliza el aparato
de Ecocardiografía en el Servicio de Pediatría.

En este centro ingresan cada año unas 300 personas con diagnóstico de infarto, de las que una tercera parte es tratada con angioplastia primaria. Así, la mortalidad hospitalaria de estos enfermos ronda el 11 por ciento, y la mayoría de los que fallecen es porque han llegado en muy malas condiciones o han tardado demasiado en acudir al hospital. Con la angioplastia, la mortalidad baja al 3,8 por ciento.

Plan de modernización de los desfibriladores

A lo largo de 2011 el Hospital de Basurto ha anunciado la puesta en marcha de un plan de modernización de los desfibriladores. Esta sustitución progresiva concierne a aquellos monitores desfibriladores que, bien por encontrarse obsoletos aunque continúen operativos o bien por ausencia de recambios en el mercado, se recomiende su sustitución. Tras una evaluación por parte de Personal de Mantenimiento / Electromedicina de todos los aparatos disponibles en el hospital y ambulatorios, se ha elaborado un plan de modernización para la adquisición paulatina de nuevo aparataje. Se ha comenzado por siete unidades distribuidas en Unidad Coronaria, Ampuero II, Iturrizar III, Jado II, Revilla IV, San Pelayo II y el ambulatorio de Txurdinaga. Los nuevos aparatos funcionan como monitor-desfibrilador cardiaco y también son empleados como desfibrilador externo semiautomático (DESA).

Aparato de Ecocardiografía para el Servicio de Pediatría

Otra de las recientes adquisiciones del Hospital de Basurto ha sido un aparato de Ecocardiografía para el Servicio de Pediatría. Según este centro sanitario, los problemas de índole cardiaco constituyen la segunda causa más frecuente de derivación a la consulta del especialista por parte de los pediatras de Atención Primaria. También es un motivo frecuente de interconsulta de los pacientes hospitalizados o seguidos por otras especialidades. Muchos de estos niños solo precisan pruebas básicas, como anamnesis, exploración, ECG y ecocardiografía. Desde 2010, y gracias al nuevo aparato de Ecocardiografía de Pediatría, los niños ya no tienen que esperar la lista de espera del Servicio de Cardiología de adultos.

Un paciente es tratado en la Unidad de Síncope.

Unidad de Síncope en el Servicio de Urgencias

El Servicio de Cardiología trabaja siempre en colaboración con las Urgencias del centro hospitalario. En julio de 2011 ha estrenado la Unidad de Síncope, que permite a los pacientes acceder de forma rápida, y según un protocolo establecido, a las pruebas diagnósticas de Cardiología. De esta forma se evitan las exploraciones de escaso rendimiento diagnóstico o el ingreso cuando no es necesario. De esta forma, al optimizarse las pruebas diagnósticas, se reducen los costes.

La Unidad está formada por médicos de Urgencias y cardiólogos, y es liderada por electrofisiólogos. En concreto, la integran la doctora Varona, médico de Urgencias; los Dres. Basurto e Ibáñez de Maeztu, cardiólogos, y los Dres. Arcocha, Martínez Alday y Ormaetxe, electrofisiólogos. En el servicio se podrán realizar desde pruebas no invasivas, como una ecografía cardiaca, hasta métodos invasivos como un estudio electrofisiológico o la implantación de un marcapasos cardiaco.

Según han informado responsables del hospital, el síncope es la pérdida de conciencia de aparición relativamente brusca, con recuperación espontánea y sin secuelas. Como se trata de un síntoma transitorio, cuando el paciente acude a Urgencias en la mayoría de las ocasiones, no hay ningún dato objetivo que permita establecer el diagnóstico con seguridad. Esta patología es, además, la manifestación de una gran variedad de situaciones clínicas que pueden ir desde enfermedades banales con muy buen pronóstico, a patologías graves, que ponen en peligro la supervivencia inmediata.

La Unidad de Basurto radica físicamente en el Servicio de Urgencias, generalmente en la llamada Unidad de Corta Estancia. Su objetivo prioritario es el diagnóstico y tratamiento del síncope no explicado y tiene como compromiso resolver el problema el menos de 24 horas de media realizando un abordaje completo. El equipo médico permitirá un acceso rápido a todo el arsenal de pruebas diagnósticas de Cardiología.

Fachada del Hospital de Basurto.

Unidad de Rehabilitación Cardiaca

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad de las mujeres (40 por ciento) y la segunda de los varones (30 por ciento), del total de fallecimientos. Además de su impacto sobre la mortalidad, las ECV son uno de los principales motivos de ingreso en los hospitales de Osakidetza. Para intentar paliar estos porcentajes, el Hospital de Basurto ha puesto en marcha una Unidad de Rehabilitación Cardiaca para el área de Bilbao. Esta unidad, que funciona desde 2009, ha supuesto una inversión de 243.000 euros, y atiende cada año a unos 400 pacientes. Dicha unidad forma parte del proyecto de mejora para la rehabilitación de las enfermedades crónicas en la sanidad pública vasca en el periodo 2007-2009, desarrollado por la Consejería de Sanidad del País Vasco y el Servicio de Salud-Osakidetza.

La propuesta se centra en el trabajo, de forma coordinada, entre la Atención Primaria y la Especializada. La Unidad de Rehabilitación Cardiaca puesta en marcha en el hospital de Basurto tiene un enfoque multidisciplinar en el que participan cardiólogos, rehabilitadores, psicólogos, fisioterapeutas, enfermería, etc. Su objetivo es la mejora de la calidad de vida de los pacientes a través de un programa integral e individualizado. El programa de tratamiento incluye actuaciones a nivel físico, psicológico y de prevención de factores de riesgo cardiovascular. La plantilla de esta unidad está formada por un médico especialista en Cardiología, un médico rehabilitador, un fisioterapeuta, un enfermero y un auxiliar de Enfermería. Además del gimnasio, se han creado dos nuevas consultas, una de cardiología y otra de rehabilitación, dedicadas a la atención y seguimiento de estos pacientes.

Datos de la Memoria del Hospital de Basurto de 2008.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com