Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 05 de junio de 2012   |  Número 53
Acceda a nuestra hemeroteca


PUBLICACIONES CIENTÍFICAS
EL DR. JESÚS ALMENDRAL ES UNO DE LOS AUTORES DEL ARTÍCULO PUBLICADO EN EL ‘BRITISH HEART JOURNAL’
El desfibrilador implantable es más eficaz que la medicación convencional en supervivientes de un episodio de muerte súbita
El 50 por ciento de casos no manifiesta síntomas previos, según los datos de la Sociedad Española de Cardiolgía

Redacción. Madrid
Los autores del artículo ‘Sudden death: managing the patient who survives’, publicado en el British Heart Journal, han analizado cuál es el mejor tratamiento para los pacientes que han sobrevivido a un episodio de muerte súbita y también han recordado la importancia de seguir investigando sobre esta enfermedad, ya que en España se producen cada año entre 10.000 y 15.000 casos registrados, de los que el 50 por ciento no han manifestado síntomas previos, lo que dificulta enormemente su tratamiento. Entre el 65 y el 70 por ciento de los casos de muerte súbita son provocados por enfermedad coronaria; entre un 15 y un 18, por miocardiopatías; entre un 5 y un 10, por otras causas cardiovasculares, y entre un 5 y un 10 por ciento corresponde a causa desconocida.

Jesús Almendral, de la Unidad de Electrofisiología
del Grupo Hospital de Madrid.

El pronóstico de supervivencia de las personas que sufren una parada cardiaca fuera del medio hospitalario es muy bajo, de apenas el 10 por ciento. El Dr. Jesús Almendral, miembro de la SEC y de la Unidad de Electrofisiología del Grupo Hospital de Madrid, es uno de los autores del trabajo. Según ha explicado, “en los casos de muerte súbita cobra una especial importancia la reacción de las personas que atienden al paciente, ya que realizar una reanimación cardiopulmonar en los minutos siguientes y trasladarlo a un servicio de urgencia elevará enormemente las posibilidades de supervivencia de este paciente”.

Más posibilidades de supervivencia

El artículo evalúa cuál es el mejor tratamiento para los pacientes que han sobrevivido a un episodio de muerte súbita. En este sentido, destacan los resultados de diversos estudios aleatorizados que demuestran que el desfibrilador implantable es más eficaz que la medicación convencional (estudio AVID, Canadian Implantable Defibrillator Study y Cardiac Arrest Study Hamburg). “Se ha demostrado que la implantación de un desfibrilador mejora las posibilidades de supervivencia; aún así, el desfibrilador no trata la causa de la arritmia cardiaca, sino que lo que realiza es la finalizacion de dicha arritmia que en determinadas condiciones podría conducir al fallecimiento del paciente. Debido a este motivo, otros tratamientos como la ablación o la cirugía suelen ser complementarios para determinados pacientes”, ha afirmado el Dr. Almendral. Debido al poco conocimiento que se tiene sobre la predisposición a este problema, actualmente se están llevando a cabo numerosos estudios. Así, se está trabajando en mejorar el reconocimiento del riesgo de muerte súbita en distintas poblaciones para poder detectar la patología con antelación, y, por lo que respecta al tratamiento, se está analizando si el uso de desfibriladores externos por parte de personal no médico puede ayudar a mejorar la cifra de supervivencia.

La SEC, además, está llevando a cabo el Estudio Español de Muerte Súbita en Deportistas, que pretende reunir todos los casos de muerte súbita que se producen en España relacionados directamente con la práctica deportiva, con el objetivo de establecer una gran base de datos y poder analizar las verdaderas causas que la generan, así como detectar la muerte súbita de forma precoz. El estudio realizará un análisis de las muertes súbitas que padecen en España jóvenes deportistas (entre 40 y 50 casos al año aunque sólo se registra la mitad), con el fin de conocer las verdaderas causas que provocan su muerte, bien sea durante la práctica deportiva, bien cuando se hallan en reposo tras realizarla. El estudio incluirá exclusivamente los casos de jóvenes deportistas de edad menor o igual a 35 años que participen en cualquier actividad deportiva que requiera un entrenamiento sistemático y que participen en una competición.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com