Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 12 de enero de 2012   |  Número 45
Acceda a nuestra hemeroteca


ANÁLISIS DEL ‘REGISTRO ESPAÑOL DE MARCAPASOS 2010’
dr. raúl coma, de la unidad coronaria del hospital 12 de octubre de madrid
“En resincronización cardiaca, España tiene una media de implantes baja respecto a Europa”
Recomienda reducir la desviación actual de un 25 por ciento de los modos de estimulación al 10 por ciento, de los más aconsejados en las guías clínicas

El Dr. Raúl Coma analiza las principales conclusiones
del Registro Español de Marcapasos 2010.

Eva Fariña. Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
El Dr. Raúl Coma Samartín, especialista de la Unidad de Estimulación Cardiaca-Unidad Coronaria del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ha realizado para Publicación Médica de Cardiología una valoración del informe anual sobre el ‘Registro Español de Marcapasos 2010’, publicado recientemente en Revista Española de Cardiología. Tras comparar los resultados del estudio español con otros registros internacionales, este especialista ha destacado que en cuanto a resincronización cardiaca, “siguen aumentando los dispositivos utilizados, aunque España todavía está en una media baja con respecto a los países europeos, algo que no ocurre con el número total de dispositivos de estimulación convencional o marcapasos, donde las cifras son similares”.

Raúl Coma ha puntualizado que “en cuanto a la calidad, la estimulación que se realiza en España es similar a la que se practica en otros países europeos”. “Si nos atenemos a lo que recomiendan las guías clínicas, hay una desviación de aproximadamente un 25 por ciento de los modos de estimulación. Creo que este porcentaje no debería ser superior a un diez por ciento. El factor que más influye es la edad, es decir, se hace peor estimulación o se adecúan menos los modos de estimulación en las personas más añosas, probablemente porque tengan patología crónica, mal pronóstico y menor grado de actividad. Todos los profesionales que hacemos estimulación cardiaca nos debemos concienciar de que el objetivo debe ser no superar el diez por ciento de desviación de los modos más indicados en cada una de las patologías”, ha indicado.

“La calidad de la estimulación en España es similar
a la que se realiza en otros países europeos”.

En el registro de 2010 se observa “una continuación del perfil de años anteriores, es decir, sigue aumentando el consumo de marcapasos”, según ha apuntado este especialista. “En España implantamos al año unos 35.000 de estos dispositivos, lo que supone unos 738 por millón de habitantes. Como otros años, destaca un mayor número de implantes en varones y en una edad algo más temprana que en las mujeres, probablemente por la mayor incidencia de patologías degenerativas en los varones. Sigue aumentando el sistema activo de fijación de cables, tal vez porque nos estamos desplazando del sistema de estimulación apical del ventrículo y la orejuela hacia otras alternativas, como la estimulación septal”, ha añadido.

Información de 101 centros hospitalarios y 11.648 tarjetas

Entre las conclusiones del informe, sus autores han destacado que “persiste el aumento del consumo de generadores de marcapasos”. “Los cables de estimulación que se utilizan son bipolares, y en su mayoría son de fijación activa. La edad sigue siendo un factor influyente en la adecuación del modo de estimulación en las diversas afecciones. Además, la elección del modo de estimulación se puede mejorar en más del 20 por ciento”. Este estudio ha analizado los implantes y recambios de marcapasos remitidos al Registro Español de Marcapasos en 2010, con especial referencia a la selección de los modos de estimulación. La recogida de datos se basa en la información de la Tarjeta Europea del Paciente Portador de Marcapasos, que se procesa mediante una aplicación informática específica. Se recibió información de 101 centros hospitalarios, con un total de 11.648 tarjetas. Se estima un consumo de 738 generadores por millón de habitantes.

Entre los varones hay mayor incidencia de implantes de marcapasos y a una media de edad más baja. El 95,5 por ciento de los cables de estimulación utilizados fueron bipolares; el 56, con sistema de fijación activa, y el 60, en cavidad auricular. La indicación electrocardiográfica más frecuente es el bloqueo auriculoventricular, seguida de la enfermedad del nódulo sinusal. El 24 por ciento de los pacientes con bloqueo auriculoventricular y el 25,6 por ciento con enfermedad del nódulo sinusal, que permanecen en ritmo sinusal, se estimulan en modo VVI/R (el 12 por ciento de unos y otros entre los pacientes de 80 o menos años). Los dispositivos de resincronización cardiaca alcanzan 47 unidades por millón de habitantes, y un 25,7 por ciento no tiene desfibrilador automático implantable asociado.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com