Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 16 de mayo de 2012   |  Número 52
Acceda a nuestra hemeroteca


ACTUALIDAD
PRIMER CURSO DE IMAGEN INTERVENCIONISTA, ORGANIZADO EN EL HOSPITAL RAMÓN Y CAJAL DE MADRID
Dr. José Luis Zamorano: “La Cardiología ha evolucionado mucho a lo que conocemos como el intervencionismo estructural”
El jefe del Servicio de Cardiología reúne a especialistas de toda España para intercambiar experiencias

Eva Fariña. Madrid
El intervencionismo estructural, basado en procedimientos realizados en laboratorios de hemodinámica, así como las técnicas de imagen más innovadoras aplicadas a ellos, han sido los temas centrales del curso organizado en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, bajo la dirección del Dr. José Luis Zamorano, jefe del Servicio de Cardiología de este centro sanitario.

El responsable del curso ha sido José Luis Zamorano, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

El Dr. Zamorano ha recordado que “la Cardiología ha evolucionado mucho a lo que conocemos como el intervencionismo estructural”. “Los cardiólogos que se dedican a la hemodinámica, al intervencionismo, son capaces de solucionar problemas en algunas patologías en las cuales no es necesario enviar al paciente a cirugía. Por ejemplo, el recambio valvular aórtico puede hacerse por vía percutánea, sin necesidad de intervenir al paciente de forma quirúrgica. Lo mismo ocurre cuando hablamos de algunos pacientes con insuficiencia mitral: podemos utilizar un clip mitral por vía percutánea, como alternativa a la cirugía. Es decir, hay una serie de procedimientos que hacen los cardiólogos invasivos que pueden ofrecer otras alternativas terapéuticas al paciente”, ha explicado.

En este curso, realizado con el patrocinio de Philips, los especialistas han visto cuál es el papel de la imagen cardiovascular en este tipo de prácticas, según ha indicado el Dr. Zamorano: “Estos procedimientos son, sin duda, novedosos, atractivos, y muy actuales, pero al paciente hay que seleccionarlo de forma adecuada. Para ello, hay que realizarle unas pruebas de imagen precisas. Durante el procedimiento, al paciente hay que monitorizarlo y, por eso, recomendamos la ecocardiografía tridimensional transesofágica. Cuando el proceso acaba, hay que hacer un seguimiento del paciente para detectar posibles complicaciones”.

Visión de las estructuras cardiacas en tres dimensiones y en tiempo real

El Dr. Zamorano ha destacado que durante el curso se han presentado novedades tecnológicas “a nivel europeo”, que próximamente estarán disponibles en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid: “Hemos presentado una nueva tecnología capaz de combinar la información que nos da la escopia, es decir, los rayos X, junto con la información simultánea que nos da en tiempo real la ecocardiografía tridimensional. Es la primera vez que se ha visto en Europa. El curso ha tenido dos partes claramente diferenciadas. Primero hemos compartido las experiencias de cardiólogos especialistas procedentes de toda España. En la segunda parte hemos enseñado a los asistentes de forma práctica cómo obtener las imágenes, cómo reconstruirlas y cómo interpretarlas”.

Los expertos han indicado que a la hora de realizar intervenciones cardiacas, la hemodinámica es la técnica más utilizada habitualmente por los cardiólogos. Philips ha desarrollado un transductor transesofágico que permite visualizar las estructuras cardiacas en tres dimensiones y en tiempo real, según ha informado la compañía. Esta innovación exclusiva, permite ver con una imagen de ultrasonidos el corazón en 3D, mientras que lo habitual en las salas de hemodinámica es verlo en 2D. Algunas de las ventajas que supone ver esta imagen en 3D es la mejor elección de los dispositivos a implantar, facilitar el guiado de los catéteres, monitorización de las intervenciones, reducción de los tiempos de exploración, reducción de la radiación que recibe el paciente, etc.

El equipo utilizado para esta técnica es el iE33 xMatrix con sonda transesofágica 3D tiempo real, un ecógrafo de última generación de Philips que permite obtener imágenes volumétricas en 3D de alta resolución en tiempo real. Gracias a este avance, la adquisición del volumen del corazón se realiza en un latido cardiaco, por lo que permite optimizar el flujo de trabajo de los profesionales.

La captura volumétrica de alta resolución pone a disposición de los facultativos la posibilidad de disponer de una mayor información para el diagnóstico evolutivo de patologías que así lo requieran, pudiendo revisar los estudios en una consola de trabajo sin tener que repetir el estudio en caso de necesitar complementar el diagnóstico con nueva información, como hasta ahora se está haciendo en otras modalidades como la resonancia magnética y el escáner. También se podrá optimizar el tiempo de adquisición de la información durante la ecografía, proporcionando más comodidad al paciente a la vez que se aumenta la productividad del equipo.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2020 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com