Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 13 de septiembre de 2011   |  Número 38
Acceda a nuestra hemeroteca


EN PORTADA
RESULTADOS DEL ESTUDIO ECOST
Demostrada la seguridad de los seguimientos remotos de los desfibriladores implantables
Fernández Lozano considera que supone “un antes y un después” para los pacientes

Redacción. Madrid
Ignacio Fernández Lozano, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología, ha explicado que los resultados del estudio ECOST, presentados recientemente en el Congreso de la Sociedad Española de Cardiología celebrado en París, “marcarán un antes y un después en los pacientes que tienen implantado un desfibrilador, ya que el poder asegurar un control a distancia del dispositivo mejora notablemente su calidad de vida”.

Ignacio Fernández Lozano, presidente
de la Sección de Electrofisiología y Arritmias
de la Sociedad Española de Cardiología.

Ecost hizo un seguimiento de 433 pacientes con desfibrilador implantable, y tras 27 meses de estudio, se comprobó que el seguimiento remoto permitía detectar de forma prematura y segura los fallos del desfibrilador implantable sin necesidad de la intervención del paciente, únicamente con la información que el dispositivo mandaba al hospital.

“Una alternativa segura”

El doctor Pablo Avanzas, del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Central de Asturias, ha explicado en un blog de Revista Española de Cardiología, que se trata de un estudio “prospectivo, multicéntrico y aleatorizado (seguimiento remoto vs. seguimiento en consulta) llevado a cabo en Francia”. “El objetivo primario del estudio fue el número de pacientes con al menos un evento adverso, es decir, la mortalidad por todas las causas o evento adverso cardiaco o relacionado con el dispositivo. Los objetivos secundarios fueron coste total, retraso de la monitorización remota con respecto al evento adverso, sensibilidad para detectar la disfunción, longevidad de la batería y la diferencia de evento adverso cardiaco o relacionado con el dispositivo.

Los pacientes del grupo de monitorización remota presentaron unas reducciones de la aplicación de terapias inapropiadas en un 52 por ciento, del riesgo de hospitalización en relación con la aplicación de estas terapias de un 72 por ciento y de cargas del dispositivo con repercusión en la longevidad de la batería del 76 por ciento. Según las conclusiones de Pablo Avanzas, “la monitorización remota de los DAI es una alternativa segura al seguimiento convencional en términos de mortalidad por todas las causas y de eventos adversos cardiacos o relacionados con el dispositivo. El manejo del dispositivo mediante un sistema de monitorización diario en la casa de los pacientes es seguro, reduce el número de terapias inapropiadas y mejora la longevidad de la batería”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com