Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 25 de septiembre de 2013   |  Número 70
Acceda a nuestra hemeroteca


EN PORTADA
ELABORADO POR CONESPACAR Y ASTRAZENECA
Decálogo de recomendaciones para la prevención del síndrome coronario agudo
Más del 50 por ciento de la reducción de la mortalidad se relaciona con la modificación de los factores de riesgo

Redacción. Madrid
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad cardiovascular es la causa más importante de muerte de todo el mundo y sigue en aumento. Los datos de estudios realizados recientemente muestran que uno de cada seis pacientes con síndrome coronario agudo (SCA) muere durante el primer año después de sufrir un evento inicial. En España, el SCA también es una de las principales causas de mortalidad, morbilidad y conlleva un elevado coste.

Los factores de riesgo cardiovascular favorecen el desarrollo de la enfermedad coronaria. Por eso es muy importante combatirlos y conseguir controlarlos. El paciente que ha sufrido un episodio de SCA, con un tratamiento correcto, puede reincorporase a una vida normal, pero debe cumplir una normas de vida y alimentación similares a las que debería seguir el resto de la población. De hecho, más del 50 por ciento de la reducción de la mortalidad se relaciona con la modificación de los factores de riesgo.

Por ello, la Confederación Española de Pacientes Cardiovasculares (Conespacar) y la compañía biofarmacéutica AstraZeneca han elaborado el ‘Decálogo para un corazón saludable’, que recoge diez pautas fundamentales a seguir y tener en cuenta  para la prevención del SCA (infarto de miocardio y angina de pecho) y que ayuden a controlar los factores de riesgo para un nuevo episodio.

El decálogo para un corazón saludable incluye recomendaciones y consejos tanto para los factores de riesgo modificables como los no modificables, así como otros factores a tener en cuenta.

Factores de riesgo modificables

Algunos hábitos como el tabaco, la alimentación, el ejercicio o el control de la tensión arterial, el colesterol y la diabetes pueden ser modificables por el paciente.

- El tabaquismo es causa de numerosas enfermedades y del 50 por ciento de todas las muertes evitables de fumadores, la mitad de las cuales es por enfermedad cardiovascular.

- Llevar una alimentación adecuada y realizar actividad física de forma habitual, constituyen un factor importante para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y ayudar a controlar los niveles de tensión arterial.

- La diabetes se produce cuando la cantidad de glucosa presente en la sangre es demasiado alta, generando un importante riesgo cardiovascular en pacientes con esta enfermedad.

- Otro de los riesgos que puede ser vigilado por el paciente son sus niveles de colesterol en sangre. Está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200 o menos.

Factores de riesgo no modificables

Aquellas personas que ya han sufrido un primer episodio de SCA tendrán que tener en cuenta también otros factores de riesgo como lo la edad, el sexo y sus antecedentes familiares, que no pueden ser controlados por el paciente.

- Las edades avanzadas suponen un mayor riesgo de sufrir enfermedades coronarias, así como para aquellas personas que tengan antecedentes de familiares con enfermedades cardíacas.

- El sexo también incide en como factor de riesgo, ya que los hombres tienden a contraer enfermedades coronarias a una edad menor que las mujeres, aunque las mujeres tienen un mayor riesgo de muerte cuando sufren un episodio.

- Las personas con antecedentes familiares de enfermedad cardíaca tienen un mayor riesgo de padecerlas.

Otros factores a tener en cuenta

Adicionalmente, existen otros factores a tener en cuenta como son los grupos de riesgo, entre los que se incluyen los pacientes con patología cardiovascular que padecen una infección gripal o aquellas personas que llevan un estilo de vida acompañado por el estrés.

Por último, conviene tener en cuenta que las mujeres presentan una mayor mortalidad y morbilidad tras un infarto agudo de miocardio con respecto a los hombres. Según los datos del INE publicados en marzo de 2012, cada año fallecen en España 65.000 mujeres por una enfermedad cardiovascular (35,18 por ciento).Las mujeres jóvenes sufren menos infartos debido a que las hormonas las protegen de sufrir patologías cardiovasculares, por ello, estos eventos cardiológicos son raros en aquellas mujeres que aún no han alcanzado la menopausia. Sin embargo, el pronóstico de las pacientes parece ser peor que el de los hombres infartados.
 

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com