Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 09 de febrero de 2011   |  Número 26
Acceda a nuestra hemeroteca


 

SEGÚN UN ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD DE GRANADA Y EL HOSPITAL VIRGEN DE LAS NIEVES
El electrocardiograma fetal detecta precozmente los fetos en riesgo de acidosis neonatal
Se produce un 30 por ciento de cesáreas, frente al 46,7 por ciento en el caso de mujeres monitorizadas con pulsioximetría

Mercedes Valverde, investigadora principaldel estudio.

Redacción. Granada
El electrocardiograma fetal es el mejor sistema para detectar de forma prematura la acidosis y el riesgo de pérdida de bienestar fetal, permitiendo extraer fetos sanos, ya que muestra la repercusión de la falta de oxígeno en el corazón y, por tanto, en el cerebro del feto. Así se muestra en un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Granada (UGR), que han mostrado también que de esta manera se reduce la tasa de cesáreas. Según este grupo investigador, el electrocardiograma fetal presenta más ventajas que la pulsioximetría.

Para llevar a cabo este trabajo, sus autores hicieron un estudio prospectivo, aleatorizado y randomizado con 180 gestantes que acudieron e ingresaron en el área de dilatación del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada. De este modo, los científicos comprobaron que las gestantes monitorizadas con un electrocardiograma fetal, con registro cardiotocográfico compatible con RPBF, obtuvieron una menor tasa de cesáreas (30 por ciento frente a un 46,7 por ciento), unos valores del test apgar fetal mejores y unos valores de gasometría umbilical fetal al nacimiento mejor que las monitorizadas con pulsioximetría.

Además, observaron un mayor tiempo de monitorización real, con señal adecuada, con el ECG fetal, aportando una información más continua y contribuyendo de esta manera a la tranquilidad sobre el estado fetal para el obstetra que controla el parto.

Según una de las investigadoras, Mercedes Valverde, el estudio ha demostrado la utilidad del electrocardiograma fetal para la detección de fetos con RPBF, ya que permite detectar los fetos sanos para que continúen el parto de forma habitual, y los que están en riesgo de acidosis, para finalizar el parto antes de que muestren signos de la misma. Valverde, además, señala que la pulsioximetría fetal y el electrocardiograma fetal “no son igualmente efectivos”, tal y como demuestra el estudio, “ya que actúan a distintos niveles de la fisiología fetal y, por tanto, tienen algunas indicaciones muy precisas”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com