Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Jueves, 11 de julio de 2013   |  Número 69
Acceda a nuestra hemeroteca


EN PORTADA
ESTUDIO DE ASTRAZENECA Y LA FUNDACIÓN IE EN PACIENTES CON SÍNDROME CORONARIO AGUDO
Aplicar la ingeniería de procesos a la gestión sanitaria permite mejorar la eficiencia
La investigación se ha desarrollado en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, pionero en la realización de angioplastia primaria

Sandra Melgarejo / Imagen: Adrián Conde. Madrid
La ingeniería de procesos permite mejorar la eficiencia de la gestión sanitaria manteniendo la calidad asistencial. De hecho, en el caso concreto de la atención a pacientes con síndrome coronario agudo (SCA), “es perfectamente factible conjugar el binomio calidad asistencial y eficiencia con plenas garantías”.  Así se desprende del estudio Más rápido, más eficiente y mejor: Un estudio asistencial de pacientes con síndrome coronario agudo, realizado por AstraZeneca y la Fundación IE.

Fabrizio Salvador, Senior Academic Advisor de la Fundación IE; Alfonso Rodríguez, director de Relaciones Institucionales de AstraZeneca; Carlos Macaya, jefe de Servicio del Instituto de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos; y Antonio Fernández Ortiz, jefe de la Unidad Coronaria y de Cardiología Intervencionista del Hospital Clínico San Carlos.

Alfonso Rodríguez, director de Relaciones Institucionales de AstraZeneca, ha explicado que este estudio examina “todo el camino que recorre el paciente (desde que tiene los primeros síntomas hasta que recibe el alta hospitalaria y el posterior seguimiento en Atención Primaria), para identificar áreas de mejora y proponer estrategias concretas”. Rodríguez ha recordado que, en nuestro país, el SCA afecta, cada año, a más de 200.000 personas, y que es la primera causa de muerte en hombres y la segunda en mujeres.

Tal y como se asegura en este informe, las proyecciones indican que, de no corregirse la tendencia actual, en el año 2050 más del 50 por ciento del presupuesto de las comunidades autónomas tendría que dedicarse a la atención sanitaria y la deuda total del sistema podría alcanzar los 50.000 millones de euros. Ante esta situación, urge un control del gasto sanitario. Sin embargo, según se expone en el estudio, las medidas adoptadas hasta el momento se han dirigido fundamentalmente a reducir la factura farmacéutica, cuando la mayor parte del gasto sanitario no es atribuible a productos farmacéuticos (en el año 2010 suponían solo el 17,65 por ciento del total del gasto sanitario en España).

Carlos Macaya explica por qué ha participado el Clínico.

Alfonso Rodríguez detalla los objetivos del estudio.

Según sus desarrolladores, la relevancia de este estudio es que aplica la metodología de ingeniería de procesos, que permite analizar todos los aspectos de forma que se amplía el espectro de actuación; es decir, no se valoran solo los aspectos técnicos y asistenciales, sino también la coordinación con otros servicios, los sistemas de información, etc. El resultado es una visión del proceso de atención a los pacientes con SCA (con y sin elevación del segmento ST en sus electrocardiogramas)  que supera la tradicional gestión por departamentos estancos, lo que ofrece nuevas oportunidades de mejora.

El estudio se ha llevado a cabo en el Instituto de Cardiología del Hospital Clínico de Madrid, elegido porque, según su jefe de Servicio, Carlos Macaya, “tiene una amplia experiencia en el manejo de los pacientes con SCA y fue pionero en la realización de angioplastia primaria”. A ello se une el interés de los profesionales por “potenciar la gestión clínica, optimizar los recursos e identificar áreas de mejora”. “Los pacientes son bien tratados, pero podrían ser eficientemente mejor tratados”, ha afirmado Macaya.

En este sentido, el informe revela que, aunque los resultados asistenciales sean excelentes, cabe la posibilidad de mejorar la atención sanitaria aumentando la eficiencia y sin que ello disminuya la calidad asistencial. A través de entrevistas realizadas a los especialistas en Cardiología del Clínico, se han establecido una serie de recomendaciones a largo y a corto plazo. Fabrizio Salvador, Senior Academic Advisor de la Fundación IE, ha detallado algunas medidas básicas a corto plazo, como la creación de un sistema que garantice la aplicación de las guías médicas y ofrezca una base cuantitativa para la mejora continua; la introducción de sistemas visuales para fomentar la conciencia sobre la importancia de utilizar datos clínicos para garantizar agilidad y seguridad en el alta del paciente; la identificación de responsables del proceso, que sean capaces de mantener una visión global e integral de estos pacientes; la medición de indicadores y aplicación de benchmarking en procesos clave y costosos; y la formación de todo el personal en las mejores prácticas de auto-organización de sus tareas.

Antonio Fernández Ortiz habla de los pasos a seguir.

Fabrizio Salvador expone las recomendaciones.

A largo plazo, las recomendaciones de mejora se dirigen, fundamentalmente, a integrar los sistemas de información del hospital y de Cardiología en una única plataforma; idear sistemas de trazabilidad del paciente; integrar los servicios de Urgencias y el 112; y estrechar la colaboración con las consultas externas y Atención Primaria.

Según Salvador, “todas estas iniciativas de mejora tienen impacto en la eficiencia, en la calidad percibida por el paciente y en la eficacia clínica”. Además, “el hospital crea un flujo de caja, es decir, genera recursos que le permiten hacer inversiones para seguir mejorando”.

En opinión de Antonio Fernández Ortiz, jefe de la Unidad Coronaria y de Cardiología Intervencionista del Hospital Clínico San Carlos, “un estudio así demuestra que, aún haciendo las cosas bien, hay que cambiarlas para mejorarlas”. Una vez sentadas las bases, Fernández Ortiz ha asegurado que pondrán en marcha los cambios y que, dentro de un año, volverán a analizar los indicadores para saber si mejora la eficiencia y se ahorran costes.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com