Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 30 de octubre de 2013   |  Número 71
Acceda a nuestra hemeroteca


CARDIOLOGÍA AUTONÓMICA
CORRIGE LA LESIÓN SIN NECESIDAD DE UNA CIRUGÍA ABIERTA
Alicante realiza por primera vez la dilatación de coartación aórtica
La reducción del dolor, de la cicatriz y de los días de ingreso son algunos de los beneficios que ofrece esta técnica a los pacientes

Redacción. Alicante
Especialistas del Hospital General Universitario de Alicante han realizado por primera vez en la provincia de Alicante una dilatación de coartación de aorta para la implantación de un stent, una técnica que permite una rápida recuperación al paciente.

Hospital General Universitario de Alicante.

La coartación aórtica es una anomalía congénita consistente en el estrechamiento de un pequeño segmento de la aorta ubicada en el interior del tórax. El grado de dicha estrechez varía según el paciente pero, según los especialistas, si alcanza cierto nivel hay que practicar intervención quirúrgica.

Clásicamente, el abordaje de este tipo de lesiones se realizaba a través de una  toracotomía izquierda, es decir, mediante cirugía abierta. La dilatación de dicha coartación con implantación de un stent es una técnica mucho menos agresiva que la cirugía convencional y ya ha comenzado a aplicarse en el General de Alicante, primer centro de la provincia en incorporarlo a su práctica diaria.

Consiste en una intervención multidisciplinar que necesita de la estrecha colaboración de varios servicios del hospital por su complicación. De esta forma, especialistas en cirugía cardiovascular, radiología intervencionista, hemodinámica, cardiología y anestesia trabajan de la mano para que la práctica de esta técnica ya sea una realidad en el día a día del centro.

“Consiste en introducir catéteres a través de la arteria femoral hasta llegar a la estrechez del conducto. Una vez se alcanza la lesión a subsanar, se dilata con un balón y se procede a instalar el stent, un soporte metálico para que permanezca abierta”, explica Aquilino Hurlé, cirujano cardiovascular, que junto a Santiago Gil, radiólogo intervencionista, realizaron este primer procedimiento.

Beneficios para el paciente

A diferencia de la cirugía abierta, con esta técnica el abordaje se practica a través de una pequeña incisión en la ingle para acceder a la arteria femoral. De esta forma, y gracias a las técnicas intervencionistas la estancia hospitalaria de los pacientes es considerablemente inferior en número de días. Además, como el abordaje es menos agresivo, se reduce el dolor, la cicatriz y el riesgo de infección postquirúrgico.

El primer paciente tratado mediante esta técnica en el General de Alicante fue un varón de 24 años. La intervención transcurrió sin complicaciones, el resultado fue satisfactorio y el paciente sólo requirió 48 horas de ingreso hospitalario.

Los pacientes candidatos para ser intervenidos a través de esta técnica han de presentar una coartación significativa, con una anatomía de la aorta adecuada y no deben presentar estrecheces en otras arterias, principalmente las femorales, con  el objeto de minimizar el riesgo de complicaciones secundarias a la manipulación de los catéteres.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com