Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Miércoles, 09 de febrero de 2011   |  Número 26
Acceda a nuestra hemeroteca


 

EL PRESUPUESTO DEL PROYECTO ES DE 22 MILLONES DE EUROS PARA NUEVE AÑOS
Un estudio liderado por Valentín Fuster investiga la identificación precoz del riesgo cardiovascular
Financiado por el Banco Santander, la Fundación Marcelino Botín y el Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Instituto de Salud Carlos III

Redacción. Madrid
El secretario de Estado de Investigación, Felipe Pétriz, y el presidente de Banco Santander, Emilio Botín, han inaugurado en la Ciudad Financiera de Banco Santander (Boadilla del Monte) las nuevas instalaciones para la realización de las primeras pruebas de imagen previstas en el estudio PESA (Progression of Early Subclinical Atherosclerosis) CNIC-Santander, que estarán operativas en breve.

Valentín Fuster, director general del CNIC y del Instituto de Cardiología del Hospital Mount Sinaí de Nueva York; Emilio Botín, presidente del Banco Santander, y Felipe Pétriz, secretario de Estado de Investigación.

El estudio, desarrollado por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), Banco Santander y la Fundación Marcelino Botín, nace con el objetivo de identificar de manera precoz el riesgo cardiovascular y está liderado por el cardiólogo Valentín Fuster, director general del CNIC y del Instituto de Cardiología del Hospital Mount Sinaí de Nueva York (Estados Unidos).

Las instalaciones han sido diseñadas específicamente para el desarrollo de la investigación y albergarán un módulo de exploración, con un equipamiento pionero en técnicas de imagen con novedosos sistemas de exploración de última generación: TAC torácico, ecografía de carótidas tridimensional y bidimensional y ecografía abdominal, entre otras. Estas pruebas aportarán información sobre la posible presencia de enfermedad cardiovascular incipiente. Si se detecta patología subclínica, los participantes podrán analizarlo en profundidad mediante estudios con tecnología de imagen avanzada de Resonancia Magnética (RM) y tomografía de emisión de positrones (PET), que serán instalados próximamente en el CNIC.

La puesta en marcha del centro dará inicio a la segunda fase del estudio, que incluye estas sofisticadas técnicas de imagen, después de que el primer grupo de voluntarios haya finalizado ya la primera fase tras el reconocimiento médico, exploración física, y toma de medidas de peso, talla, perímetro de cintura, tensión arterial y electrocardiograma. Paralelamente, se mantiene el ritmo de participación de voluntarios (la previsión es de ocho personas por día), hasta alcanzar 4.000 empleados del Grupo Santander de entre 40 y 54 años, la población objetivo del estudio.

El secretario de Estado de Investigación, Felipe Pétriz, ha destacado durante el acto inaugural que “este centro es un ejemplo de dos de los objetivos que desde el Ministerio de Ciencia e Innovación queremos alcanzar con nuestras políticas. Por un lado, pretendemos que los avances científicos que se producen en centros de investigación punteros como el CNIC lleguen cuanto antes a los ciudadanos y ayuden a mejorar su salud. Y por otra parte, el acuerdo con Banco Santander y Fundación Botín es un ejemplo de colaboración público-privada y de mecenazgo, una actividad esencial en el fomento de la ciencia en los países más avanzados del mundo y que en España aún debemos mejorar”.
 

Felipe Pétriz, Emilio Botín y Valentín Fuster, en las instalaciones.

El presidente de Banco Santander y de la Fundación Botín, Emilio Botín, ha subrayado el orgullo que supone para el Grupo colaborar en este estudio con el CNIC, tanto por el beneficio que puede suponer para los voluntarios, como por la contribución a la investigación y a la generación de conocimiento en ámbitos tan importantes como las ciencias de la salud. “Se trata de un proyecto muy importante para Banco Santander y supone una nueva apuesta por la I+D. Este estudio es un buen ejemplo de que no sólo invertimos en Investigación y Desarrollo en el ámbito de la tecnología, sino también en el ámbito de la ciencia y la salud”, ha asegurado Botín.

El desarrollo de una infraestructura informática específica por parte del CNIC permitirá la inclusión de todos los datos de las pruebas en una base de datos creada a tal efecto, sin documentación en papel y con las máximas garantías de confidencialidad y seguridad. Esta plataforma posibilitará, asimismo, proporcionar a cada participante un informe personalizado de su salud cardiovascular con recomendaciones para mejorarla.

La investigación PESA CNIC-Santander servirá para mejorar la prevención de la enfermedad aterotrombótica y sus complicaciones más importantes (infarto de miocardio e infarto cerebral -ictus-), identificando los factores de riesgo y hábitos de vida que influyen en su progresión y detectándola antes de que aparezcan los síntomas.

PESA CNIC-Santander se inscribe en una serie de grandes estudios internacionales que tratan de mejorar la capacidad de diagnosticar y prevenir la enfermedad, como el High Risk Plaque (HRP) (1) o el estudio Multi-ethnic Study of Atherosclerosis (MESA) (2), ambos realizados en los EEUU, así como el estudio Aragón Workers Health Study (AWHS) (3) que se está llevando a cabo en la factoría de General Motors de Figueruelas (Zaragoza) liderado por el CNIC y el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud.

La investigación trata de encontrar marcadores de imagen y bioquímicos de las fases tempranas de la patología cardiovascular. Valentín Fuster ha remarcado que “la única forma de vencer la epidemia cardiovascular es a través de la prevención y la promoción de la salud. El estudio PESA permitirá avanzar en el diagnóstico precoz de una gran proporción de población que está destinada a sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular y no son conscientes de este riesgo”. El análisis de las lesiones aterotrombóticas subclínicas se realizará mediante la utilización de modernas técnicas de imagen y con el estudio de la influencia de factores genéticos, epigenéticos, metabólicos y ambientales en la evolución de la aterosclerosis.

El equipo implicado en el estudio se compone de 40 personas entre personal de los Servicios de Salud Laboral del Grupo Santander y del CNIC, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación a través del Instituto de Salud Carlos III.

El estudio, cofinanciado al 50 por ciento por el Instituto de Salud Carlos III, por un lado, y por Banco Santander y la Fundación Botín, por otro, tiene un coste de 22 millones de euros y una duración global de nueve años, ya que las pruebas se repetirán cada tres años, lo cual permitirá conocer la evolución de la aterosclerosis tanto en sentido positivo como negativo. El objetivo de CNIC y Grupo Santander es poder aportar al final del estudio marcadores de predicción nuevos y más precisos en beneficio de la salud cardiovascular de la población y la optimización de los recursos sanitarios.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en el mundo, siendo responsables de 1,9 millones de fallecimientos cada año tan sólo en la Unión Europea. En España, estas enfermedades determinan el 35% de todas las muertes entre los varones y el 43 por ciento entre las mujeres.

(1) High Risk Plaque http://www.hrpinitiative.com/hrpinit/
(2) Multi-ethnic Study of Atherosclerosis http://www.mesa-nhlbi.org/default.aspx
(3) Aragon Workers Health Study http://www.awhs.es/

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com